Grandes periódicos instan a Trump a matar sirios, arriesgando la Tercera Guerra Mundial

Los gobiernos occidentales acusan al gobierno sirio de llevar a cabo un ataque con armas químicas en Douma, un suburbio de Damasco. La Organización Mundial de la Salud dice que, de las 70 personas fallecidas que examinaron en la zona, 43 tenían signos de estar expuestas a “productos químicos altamente tóxicos”, aunque no se ha confirmado si el gobierno llevó a cabo el ataque, e incluso Estados Unidos -a pesar de su postura pública- estaba, según se informa, “evaluando todavía la evidencia del ataque” y “no sabía qué producto químico se usó, o si fue lanzado por el gobierno sirio o por fuerzas que apoyaban al gobierno” (The New York Times, 4/11/18).

El Presidente Donald Trump amenaza con escalar la guerra siria, al igual que Francia y el Reino Unido, mientras que Israel aparentemente bombardeó Siria hace tres días. En este contexto, los principales medios de comunicación “liberales” están escribiendo que Trump debería atacar más a Siria.


(The New York Times (4/9/18) llama a Siria “una prueba crucial para el Sr. Trump, quien ha eludido el tradicional papel de liderazgo de Estados Unidos”.)

Clamor por la catástrofe

Un editorial de The New York Times (4/9/18) usó un lenguaje bastante escurridizo para pedir más guerra contra Siria. “El presidente ya debería saber que es peligroso hablar duro sin una estrategia coherente o un seguimiento”, escribió el periódico. Decir que Trump debería “seguir adelante” con su “discurso duro” es una forma de decir que debería llevar a cabo sus amenazas contra Siria y sus aliados. En el mundo bizarro en el que opera el periódico, evidentemente, no es el lanzamiento de bombas lo que es “peligroso”, a pesar de que las bombas son presumiblemente inseguras para los sirios bajo ellas. Otro ataque aéreo a Siria podría provocar una guerra más amplia en Oriente Medio, así como arriesgarse a una confrontación directa con Rusia y posiblemente incluso con China (National Interest, 4/4/18).

El editorial comenzó diciendo que el mundo “se había entumecido ante la matanza de civiles en Siria” hasta que vio fotos de Douma. La disonancia cognitiva es asombrosa: El periódico señala la potencia emocional de las imágenes de muertos y heridos sirios al tiempo que dice que EE.UU. debería impulsar la guerra en Siria, un movimiento que está garantizado -como sabemos por los resultados de los ataques de EE.UU. contra Irak, Libia y Siria misma- para producir víctimas que están tan muertas y heridas como las que aparecen en las fotos descritas.


(“Una fiesta de bombas para sentirse bien no es una estrategia”, escribe Simon Tisdall, de The Guardian (4/9/18); una estrategia es hacer que tus enemigos “sientan el dolor”.)

Un artículo de The Guardian por Simon Tisdall (4/9/18) sufre de la misma aflicción. Exige la acción militar occidental y explica que esta recomendación:

“significa destruir desde el aire los aviones de combate, bombarderos, helicópteros e instalaciones terrestres de Assad”. Significa desafiar el control de Assad y Rusia sobre el espacio aéreo sirio. Significa retirar las tropas y bases militares iraníes en Siria si se utilizan para llevar a cabo la guerra. Y significa mantener la presión cuando retrocedan, lo que harán, hasta que Putin, su compañero de guerra de Damasco, y los arrogantes comandantes de la Guardia Revolucionaria de Irán capten el mensaje, sientan el dolor, cuenten el aumento de los costos y dejen de intentar matar civiles”.

Incluso si uno acepta que EE.UU. tiene el derecho de hacer tales cosas, cosa que no tiene, tales acciones no pueden llevarse a cabo sin matar a los mismos civiles que Tisdall afirma que quiere salvar. La “destrucción” y la “retirada” que menciona se producen mediante bombardeos. En Afganistán, para hacer una de las muchas comparaciones posibles, los bombardeos estadounidenses mataron entre 1.000 y 1.300 civiles sólo en los primeros tres meses, y esa guerra cumplirá 17 años en octubre.

La respuesta a la pregunta de Tisdall, “¿Ya no podemos distinguir entre el bien y el mal?” es que aparentemente es “correcto” matar a miles de sirios y provocar a los gobiernos de Siria, Rusia e Irán. Lamenta los “despiadados ataques” que atribuye a los gobiernos de Siria y Rusia, dejando a los lectores la conclusión de que cuando Estados Unidos inevitablemente mate a más civiles en Siria, esos ataques serán misericordiosos.

The Washington Post (4/9/18) también anima a EE.UU. a arriesgar la Tercera Guerra Mundial y a matar a sirios en lo que casi con toda seguridad sería un enorme número, porque “el Presidente Trump asestará otro golpe al liderazgo mundial de EE.UU. si no sigue adelante” con su declaración “de que Siria pagará un ‘gran precio'” por su supuesto uso de armas químicas.


(The Washington Post (4/9/18) advierte que si Trump no hace lo que tuiteó, “asestará otro golpe al liderazgo global de Estados Unidos”.)

El crimen es ley

The New York Times sostiene que “si un veto ruso impide la acción del Consejo de Seguridad, entonces el Sr. Trump necesita trabajar con nuestros aliados, a través de la OTAN o de algún otro modo”. Las guerras son ilegales bajo las leyes internacionales si carecen de autorización de la ONU, pero el Times argumenta que Estados Unidos debería, no obstante, intensificar su guerra contra Siria sin la aprobación de la ONU. (La referencia a la OTAN implica incorrectamente que la OTAN, una alianza militar, tiene algún tipo de autoridad legal). Sin embargo, en el siguiente párrafo, el periódico señala que “el uso de gas venenoso”, que acusa al gobierno sirio de hacer, es “un crimen de guerra bajo las leyes internacionales”. Así, el editorial invoca el derecho internacional para legitimar un ataque contra Siria inmediatamente después de instar a Estados Unidos a violar el derecho internacional.

Tisdall también argumenta que Estados Unidos necesita violar el derecho internacional para defender el derecho internacional, escribiendo que “la intervención militar aliada, más vale tarde que nunca”, defendería el “derecho internacional”. En otras palabras, el derecho internacional es de vital importancia, pero sólo se aplica a los enemigos de Washington.

Estos artículos se basan en la suposición de que Estados Unidos tiene derecho a controlar a Siria, y debería matar a los sirios y expulsarlos de sus hogares para hacer valer ese derecho. El editorial del Post dice: “Lo que realmente se necesita es una estrategia concertada para proteger los intereses vitales de Estados Unidos envueltos en la multifacética guerra siria”. El periódico escribió entonces que:

“la realidad a la que el Sr. Trump aún no se ha enfrentado es que mientras el dictador que él llamó “Animal Assad” permanezca en su lugar, las guerras de Siria continuarán, engendrando terroristas islamistas e impulsando refugiados hacia Europa. El Sr. Trump tiene una ventaja de la que carecía el Sr. Obama: Gracias a la captura por parte de Estados Unidos y fuerzas aliadas de una gran parte del este de Siria, Estados Unidos tiene la capacidad de estabilizar al menos una parte del país y tiene influencia para exigir un resultado aceptable para la guerra”.

La primera frase de este párrafo indica que el Post cree que el único “resultado aceptable de la guerra” es el derrocamiento del gobierno sirio. El pasaje sufre no sólo por su suposición infundada de que Estados Unidos tiene derecho a decidir quién gobierna Siria y a hacer cumplir la ley con las armas, sino también por su falta de consideración de lo que sucedería si Washington intentara hacerlo. Una escalada de la guerra de Estados Unidos contra Siria significará casi con toda seguridad que “las guerras de Siria continuarán”, ya que se puede esperar que el gobierno sirio y sus socios de Irán, Rusia, Irak y Hezbolá luchen contra los esfuerzos de Estados Unidos para dominar el país. En ese escenario, los refugiados serán, de hecho, “impulsados hacia Europa”, como lo serán si EE.UU. destituye al gobierno sirio e introduce un colapso social total, como lo hizo en Libia (FAIR, 11/28/17). Por lo tanto, lo que el periódico pretende estar preocupado está virtualmente garantizado como resultado del curso que recomienda.

El Times, mientras tanto, dice que:

“Para tener alguna posibilidad de éxito, cualquier acción internacional de represalia debe formar parte de una estrategia diplomática coherente para estabilizar a Siria y establecer una solución política… El conflicto ha permitido que Rusia, Irán, Turquía y el Estado islámico [ISIS], ahora degradados por una coalición liderada por Estados Unidos, se afiancen en Siria”.

Notablemente ausentes de esta lista de actores está Estados Unidos e Israel, ambos con “puntos de apoyo” en Siria: Estados Unidos controla “alrededor de un tercio [de Siria], incluyendo la mayor parte de su riqueza petrolera” (The New York Times, 3/8/18). Mientras tanto, Israel ha anexado ilegalmente los Altos del Golán de Siria y ha tratado de ampliar su control del territorio sirio a lo largo de la guerra del país (FAIR, 2/21/18). Estos “puntos de apoyo”, sin embargo, son supuestamente legítimos, como lo sería cualquier otro “punto de apoyo” que Estados Unidos y sus socios ganarían si intensificaran su guerra contra Siria.

Este estilo de cobertura -entusiasmado con la necesidad moral de la violencia, pero ajena a sus obvias consecuencias- inhibe la capacidad del público para dar sentido al momento extremadamente peligroso en el que vivimos.

Fuente: Major Papers Urge Trump to Kill Syrians, Risk World War III

Relacionado (en inglés): A los medios de comunicación repentinamente les encanta Trump ahora que está a punto de bombardear Siria

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s