Archivo de la etiqueta: ISIS

El gobierno de EE.UU. demuestra su amor por ISIS mientras que el proyecto de ley: “Dejar de armar a los terroristas” obtiene sólo 13 partidarios.

Uno de los proyectos de ley más racionales jamás propuestos tiene casi CERO apoyo.

Durante las últimas décadas, el gobierno de Estados Unidos ha financiado, apoyado y armado abiertamente a varias redes terroristas en todo el mundo para continuar con una agenda de desestabilización y guerrras indirectas. No es ningún secreto, ni teoría conspirativa, EE.UU. arma a los malos.

Dada la insidiosa historia del imperio estadounidense y su creación y fomento de regímenes terroristas en todo el mundo, no debe sorprendernos que la inmensa mayoría de los políticos se nieguen a firmar una ley que les obligue a “Dejar de armar a los terroristas”. Y, eso es exactamente lo que sucedió.

La ley “H.R.608 – Stop Arming Terrorists” (‘Dejar de armar a los terroristas’) fue introducida por la representante Tulsi Gabbard [D-HI] el 23 de enero de este año. El proyecto de ley no tiene ‘letra chica’ y sus copatrocinadores originales son una mezcla de republicanos y demócratas – destacando que trasciende la línea de los partidos.

“Durante años, nuestro gobierno ha prestado apoyo directo e indirecto a estos grupos armados que trabajan directamente con o bajo el mando de grupos terroristas como al-Qaeda e ISIS, todo en su esfuerzo y lucha para derrocar al gobierno sirio”, dijo Gabbard en una entrevista a principios de este año.

El texto del proyecto de ley es simple. Se limita a declarar que se prohíbe el uso de fondos de las agencias federales para proporcionar asistencia encubierta a: (1) al-Qaeda, Jabhat Fateh al-Sham, Estado Islámico (EI/ISIS/ISIL), o a cualquier individuo o grupo que esté afiliado con, asociado con, cooperando con, o adherentes a dichos grupos; o (2) al gobierno de cualquier país que la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) determine que, dentro de los últimos 12 meses, haya proporcionado asistencia encubierta a tal grupo o individuo.

*Textual en inglés:
“This bill prohibits the use of federal agency funds to provide covered assistance to: (1) Al Qaeda, Jabhat Fateh al-Sham, the Islamic State of Iraq and the Levant (ISIL), or any individual or group that is affiliated with, associated with, cooperating with, or adherents to such groups; or (2) the government of any country that the Office of the Director of National Intelligence (ODNI) determines has, within the most recent 12 months, provided covered assistance to such a group or individual.”

Lo único que hace este proyecto de ley es prohibir que el gobierno estadounidense otorgue dinero y armas a las personas que quieren asesinar a los estadounidenses y asesinar a hombres, mujeres y niños inocentes en todo el mundo. Es posiblemente el proyecto de ley más simple y racional jamás antes propuesto por el Congreso. Dado su carácter racional y humanitario, se podría pensar que los representantes se alinearían para mostrar su apoyo. Sin embargo, uno estaría equivocado.

Después de casi 5 meses desde su introducción, sólo 13 de los 535 miembros del Congreso han firmado como copatrocinadores. Lo que demuestra esta falta de apoyo para el proyecto de ley es que el gobierno federal es adicto a financiar al terrorismo y no tiene intención alguna de detenerlo.

Para añadir insulto a la traición y al asesinato, el Senador Rand Paul [R-KY] presentó esta misma legislación en el Senado. Actualmente tiene cero copatrocinadores.

Dada la abrumadora falta de apoyo a un proyecto de ley que simplemente pide al gobierno que deje de entregar dinero a las personas que decapitan niños y lo graban en video, no debería sorprendernos que Donald Trump firmara acuerdos de cientos de miles de millones de dólares en armas con otros países que también financian a estas personas.

Mientras los estadounidenses se pelean por el falso escándalo ruso de Trump, éste está firmando un acuerdo de cientos de miles de millones de dólares con el mayor patrocinador estatal del terrorismo en el mundo, asegurando décadas de guerras futuras y la continuación del ciclo del terrorismo.

Lo que es más, es el hecho de que menos de una semana después de haber reprendido públicamente a Qatar por terrorismo, el presidente Trump firmara la venta de 12.000 millones de dólares en armas al país al que llamó “financiador del terrorismo”. Este movimiento, bajo la propia postura de Trump, lo convierte en un financiador de facto del terrorismo ahora.

Lo que ilustra esta falta de apoyo al proyecto de ley y las recientes iniciativas para armar los regímenes terroristas es el hecho de que EE.UU. no tiene intención alguna de detener el terrorismo. Trump, al igual que Obama y Bush antes que él, continuará fomentando el crecimiento del terrorismo para enriquecer a quienes se benefician de la guerra.

El terrorismo es necesario para el Estado. La guerra es la salud del estado.

Sin el temor constante de un enemigo que “odia nuestra libertad”, los estadounidenses comienzan a cuestionar las cosas. Desafían el status quo y desean inevitablemente más libertad. Sin embargo, cuando se les dice que los ‘cucos’ quieren matarlos, se vuelven inmediatamente complacientes y cegados por su miedo.

Mientras estos ‘cucos’ fueron una vez, en su mayoría, míticos, desde el 9/11, éstos han sido financiados y apoyados por EE.UU. al punto que ahora representan una amenaza muy real a la gente inocente en todas partes. Como ilustran los recientes ataques en el Reino Unido, ISIS se está organizando y difundiendo. Incluso los terroristas en el Reino Unido tenían vínculos con el gobierno británico que les permitía viajar libremente y entrenar con grupos vinculados a ISIS, porque esos grupos estaban en oposición con Muammar Gaddafi, que Occidente quería eliminar.

Es un círculo vicioso de crear terroristas, matar la inocencia y alimentar la guerra. Y, a menos que algo radical suceda, no muestra signos de revertir nunca.

El cambio radical que es necesario para cambiar este paradigma hacia la paz es que la gente se despierte ante la realidad de que no importa qué títere esté en la Casa Blanca, el status quo permanece sin cambios.

Trump está demostrando que puede mentir para llegar al poder y sus partidarios lo ignoran. Si duda de este hecho, mire lo que hizo Trump llamando a Arabia Saudita por su papel en el 9/11 y su apoyo al terrorismo en todo el mundo antes de ser elegido. Él ahora apoya a estos terroristas y su circunscripción no podría importar menos.

Esta locura tiene que parar. La humanidad tiene que dejar de ser engañada por la retórica leída de teleprompters por títeres realizando la voluntad de sus amos.

Por favor, comparta este artículo con sus amigos y familiares para mostrarles cómo sus supuestos ‘líderes’ – a excepción de unos pocos buenos – se contentan con financiar al enemigo, derrumbando los derechos y condonando el asesinato de la inocencia.

Fuente

El padre del famoso chico de Alepo acaba de exponer cómo EE.UU. y los Cascos Blancos mintieron al mundo.​

Una imagen de Omran Daqneesh, polvoriento y ensangrentado en la parte posterior de una ambulancia, no sufrió graves heridas por parte de las fuerzas gubernamentales sirias, después de todo – de hecho, toda la historia fue una elaborada mentira.

father-of-syrian-boy

Cubierto de polvo, con moretones, y con el cabello desaliñado por haber sobrevivido a una explosión, la sangre le empezaba a cubrir la mitad de su rostro, las manos ancladas en sus piernas, inmóviles, no podían enmascarar el trauma estóico en los ojos del pequeño Omran Daqneesh.

Mirando asombrosamente desde la parte trasera de una ambulancia en Alepo en agosto del 2016, la imagen de Omran atrapó los corazones del mundo, transformando en una sola forma humana el sufrimiento de los sirios inocentes a los caprichos de Naciones-Estados enteros envueltos en una guerra de poder en nombre de disputas políticas.

Pero mientras Occidente tomó la causa de Omran, los occidentales lo hicieron bajo la pretensión de que el niño había sido ensangrentado por un ataque aéreo o un misil lanzado por las fuerzas del presidente sirio Bashar al-Assad o sus aliados de Rusia- su imagen reavivó el fuego de la propaganda, diseñada para apoyar la meta de EE.UU. sobre el cambio de régimen.

Pero fue una mentira -de las declaraciones de los medios de comunicación de que el muchacho había escapado de un ataque aéreo a metros de perder su vida, de vendajes eventualmente envueltos alrededor de la cabeza de Omran- prácticamente ninguna de las narraciones procedentes de la imagen persistente reportaba la verdad.

“No descubrimos cómo ocurrió el incidente”, dijo Mohamad Kheir Daqneesh, padre de Omran, a la reportera Kinana Alloush y a otras entrevistas esta semana. “Saqué a mis familiares de los escombros. Omran estaba conmigo, mientras que los Cascos Blancos se lo llevaron y empezaron a tomar fotos de él”.

Daqneesh, al notar que el sonido de aviones de combate o misiles no precedió a la explosión que en última instancia mató al hermano de Omran, de 10 años, explicó que tuvo que afeitar la cabeza del niño y lo escondió lejos de la abrumadora atención de los medios de comunicación y de los combatientes rebeldes y simpatizantes que buscaron, quizás, arrebatar al simbólico niño de la relativa seguridad de su familia.

Los periodistas, aliados con el Frente al-Nusra -fundamentalmente, Fatah al-Sham o Liberación de Levante, una rama de al-Qaeda- exigieron que el padre se adheriese a la narración de que Assad fue el responsable de que los rusos bombardearan el barrio y, por tanto, su sufrimiento y trágica situación. Incluso ofrecieron sumas considerables para tratar de convencerlo.

Él se rehusó – por principio, así como sobre la base del conocimiento probable que algo contrario era cierto.

De hecho, el intento de disputar una narrativa favorable a la coalición liderada por EE.UU. no ha cesado – incluso en medio de la emergencia de la familia, los medios de comunicación pro-occidentales como ‘The Guardian‘ y ‘The Washington Post‘ mantuvieron las especulaciones y retuvieron detalles disputando el sentimental y evidenciado horror del 17 de agosto de 2016, la imagen de Omran en la silla naranja de la ambulancia.

Alloush y otros periodistas, entrevistando a Daqneesh con Omran a su lado, escucharon atentamente al hombre harto de la información errónea que circuló por casi un año, los medios corporativos occidentales insistieron en que no habría manera de verificar si la coerción lo obligó a hablar.

Mohamad apoya al gobierno de Assad.

Pero donde el afán de pintar la guerra siria como grandes golpes del bien contra el mal, pudo haber fabricado la historia en beneficio de objetivos compartidos por Occidente y bárbaros militantes, la realidad nunca es tan simple.

Tampoco es tan verdaderamente estéril y concreto, incluso cuando está teñida de lágrimas huecas de una audiencia mundial ansiosa por culpar y continuar lanzando bombas como de costumbre.

Los desastres de la guerra no pueden encapsularse tan fácilmente en el rostro resignado y polvoriento de un solo niño -no cuando miles de niños cuya estabilidad, miembros, vida y patria han sido destrozados- pero pasan desapercibidos por los mismos medios corporativos que apoyan la políticas intervencionistas que causan dichos estragos, en primer lugar.

Omran sufrió sólo heridas leves -ni siquiera lo suficientemente severas como para justificar vendajes en su cabeza, y mucho menos una nota de pie de página en la historia como el cartel del porqué Occidente debe expulsar a Assad- y salió del hospital después de recibir primeros auxilios para volver a lo que quedaba de su casa en Alepo.

“Sólo sufrió lesiones menores, pero los militantes exageraron este hecho. Dijeron en numerosas ocasiones a través de sus medios de comunicación que había muerto, hasta que finalmente admitieron que estaba vivo. No se puede confiar en ellos”, afirmó Daqneesh.

“Mientras yo estaba rescatando a mi familia, los militantes filmaron a mis parientes mientras salían de la casa, para usar estas imágenes como propaganda… Nunca tuve tratos con sus organizaciones y nunca acepté su llamada ayuda humanitaria”.

Meses de escondese, esquivando la atención no deseada, molestó a Daqneesh – llegando a la ira por la descarada manipulación de su hijo en declaraciones con los periodistas, aclarando que Assad y los rusos no deben llevar la culpa.

Los terroristas – algunos armados, entrenados, respaldados y ridiculamente reclasificados por Occidente y sus aliados como “rebeldes moderados” – todavía pretenden derrocar a Assad y dominar Siria. En algunos lugares, lo hacen.

Y aunque sería igualmente ridículo esterilizar las atrocidades cometidas por las fuerzas sirias y rusas, negar la complicidad occidental y estadounidense en los horrores que asedian a los civiles, no deja ver la ostentación en las guerras politizadas – con niños como Omran, simbolizando sin saberlo, dos justificaciones fundamentalmente diferentes para su continuación.

Omran no es Siria. Pero como es sirio, el horror de los conflictos en Oriente Medio, alimentado por una lista de agendas geopolíticas, religiosas y otras agendas de connivencia, encontró un consuelo desvergonzado al destacar su imagen de propaganda apoyando convenientemente a cada uno individualmente.

Y de forma descarada.

Si Omran Daqneesh va a ser un niño afiche de esta guerra, entonces permitamos que el niño de cinco años adorne sólo afiches que hagan un llamado al término de dicha guerra- para un retorno a una vida en la que los occidentales podrían no estar familiarizados en su normalidad, pero que que a los sirios les hace falta.

Hasta, claro es, el momento en que el insular conflicto tome las consecuencias indirectas y comience a usar a los niños traumatizados como peones.

Si usted sólo desea nunca ver a otro Omran – menos así, sus contrapartes, que fueron lo suficientemente afortunados como para escapar de la carga adicional del foco internacional, pero que sufrieron peores destinos – entonces la guerra debe terminar. Las tropas deben ser devueltas a sus familias. La muerte debe dejar de ser una mercantilización de la necesidad de intervenir en los asuntos de naciones soberanas.

La diplomacia, aunque no esté totalmente en sincronía con cualquiera de las partes en conflicto, debe regresar como una alternativa viable al asesinato en gran escala en pro de la guerra, arrogancia y propaganda.

De lo contrario, habrán más Omrans – peor, habrá una interminable lista de niños perdidos en la guerra, cuyos nombres y caras sólo podrán ser llorados por sus familias.

Ese, no una situación manipulada para aparentar algo más, es el verdadero horror de la guerra.

Fuente

_____________________________________________________

Información adicional interesante:

Cuenta la historia de 2 diferentes niños, en el que a uno lo muestran a todo el mundo, provocando la tristeza y empatia del espectador, mientras que al otro, lo tratan de ‘sepultar’ sin darle mayor cabida. Uno de ellos, se trata del niño de la noticia de este hilo, Omran Daqneesh, el otro, se llama Abdullah Issa. Ahora, ¿por qué la diferencia mediática? Porque mientras el primero es bombardeado como consecuencia de la guerra, el otro fue decapitado por “rebeldes”/”moderados” que son apoyados por EE.UU.

Veamos también algunas curiosas imágenes:

mahmoud-raslan2

(Fotógrafo de la noticia, Mahmoud Raslan, junto a los “moderados” que decapitaron a Abdullah Issa).

123

Mahmoud Raslan: “Con los combatientes suicidas, de la tierra de las batallas y la carnicería, de Alepo de los mártires, os traemos noticias de inminente alegría, con el permiso de Dios”.

[IMG]

Mahmoud Raslan: “Miles de suicidas y decenas de trampas están siendo preparados para la gran batalla en Alepo, la primera batalla donde veo a los hombres llorando porque no pueden participar debido al número de atacantes”.

Junto con algunas noticias:

¡Y estos son los ‘buenos chicos’! El vídeo de Sickening demuestra que los rebeldes sirios apoyados por Estados Unidos se burlan y luego decapitan brutalmente a un joven por ser un “espía”.

Los rebeldes sirios apoyados por el Reino Unido decapitan a un niño de 11 años de edad que dicen ser combatiente pro-gobierno.

Ahora, veamos una noticia un poco más actual:

“Raslan, cuyas afirmaciones no pudieron ser verificadas independientemente, dijo que su última comunicación con un pariente de la familia fue en febrero y que este pariente afirmó que la familia permanecía bajo arresto domiciliario. Raslan dijo que no ha podido llegar a ese pariente en las últimas semanas. Los medios parecen no haber documentado el paradero de Omran desde los días posteriores al ataque. En diciembre, el Financial Times informó que su paradero era desconocido.”

Sigue leyendo

El periodista Ahmed explica el silencio mediático sobre DIA – Informe desclasificado de ISIS

null

Un informe de la Agencia de Inteligencia de Defensa recientemente desclasificado, confirmó lo que ‘Truth In Media‘ [y este enlace: Los Orígenes Encubiertos de ISIS] ha estado informando durante los últimos dos años: EE.UU. y sus aliados contribuyeron al surgimiento y éxito de ISIS.

El senador y candidato presidencial Rand Paul dijo a ‘Mourning Joe’ que los “halcones de guerra” republicanos esencialmente ayudaron a crear a ISIS.

Tal vez, más preocupante que el informe en sí, fue el bloqueo informativo completo de este importante documento.

¿Se dio una orden a los medios de comunicación del Reino Unido de no informar sobre este tema, por motivos de seguridad nacional?

Nafeez Ahmed es un galardonado periodista que escribió sobre el informe de DIA la semana pasada, y habló con un importante periódico británico que estaba interesado en el tema, pero que retrasó su publicación.

“Spoke to national newspaper interested in story-they concluded it was too ‘difficult’ to run ‘at this late stage'”

“Hablé con una agencia de noticias nacional interesada en la historia – concluyeron que era muy ‘difícil’ su publicación ‘en esta etapa tardía'”

Twitter

Joshua Cook, reportero de Truth In Media, le preguntó al Dr. Ahmed en una entrevista exclusiva sobre por qué los medios de comunicación estaban ignorando el asunto del informe de DIA y su implicación de ayuda a ISIS.

“Hablé con un periódico nacional importante aquí en el Reino Unido y lo interesante fue que eran bastante comprensivos con la línea de investigación, pero sentía como que no podían cubrirlo. Y no era que se les dijera que no podían hacerlo. El periodista con el que hablé, que es un periodista veterano por el que tengo un gran respeto, fue muy comprensivo con lo que le estaba diciendo. Literalmente me dijo (de hecho pude sentir que había un temor de que yo no debería estar hablando de esto, pues está yendo demasiado lejos), ‘mira, ¿es el documento lo suficientemente contundente?’. No se sentía confiado”, dijo Ahmed.

“Hay casi como un reconocimiento tácito, creo, en los principales medios de comunicación de que hay ciertas cosas que no se nos permite decir. La idea de que algo tan despreciable como que ISIS pudo haber sido previsto o facilitado deliberadamente, que es lo que realmente está implícito muy claramente en el presente informe, es casi demasiado”, dijo. “Va en contra del punto esencial que damos tanto por sentado. Tantas suposiciones sobre no sólo el tipo de supremacía americana, sino que también de Occidente y la benevolencia de nuestro gobierno de que nunca haríamos algo como esto… es un gran salto”.

“Por un lado, creo que los periodistas están asustados y preocupados por presionar los límites en esa medida. Se plantea la preocupación de que hay un silencio absoluto sobre este tema, sobre todo, en los medios de comunicación de habla inglesa. Plantea preguntas reales sobre lo que hay detrás de ese silencio”.

Lea la actualización de Ahmed sobre el informe de DIA respecto a ISIS aquí. Encuentre su artículo original en el informe de DIA aquí.

Audio

Fuente: Truth In Media

Relacionado: [Geopolitica] La coalición anti-ISIS patrocinó a extremistas con el fin de derrocar a Assad (Documento desclasificado)

[Geopolitica] La coalición anti-ISIS patrocinó a extremistas con el fin de derrocar a Assad (Documento desclasificado)

null

Un desclasificado documento secreto del gobierno de Estados Unidos obtenido por el bufete de abogados, Judicial Watch, muestra que los gobiernos occidentales deliberadamente se aliaron con al-Qaeda y otros grupos extremistas islamistas para derrocar a Bashir al-Assad.

El documento revela que en coordinación con los Estados del Golfo y Turquía, Occidente patrocinó intencionalmente a grupos islamistas violentos con el fin de desestabilizar a Assad, y que estos “poderes de apoyo” deseaban la aparición de un “Principado Salafista” en Siria para “aislar al régimen sirio”.

De acuerdo con el documento de Estados Unidos recientemente desclasificado, el Pentágono previó el probable surgimiento del “Estado islámico” como consecuencia directa de esta estrategia, y advirtió que podría desestabilizar a Irak. A pesar de anticipar que el apoyo de Occidente, el estado del Golfo y Turquía a la “oposición siria” – que incluía a al-Qaeda en Irak – podía dar lugar a la aparición de un “Estado islámico” en Irak y Siria (ISIS), el documento no proporciona ninguna indicación de alguna decisión de revertir la política de apoyo a los rebeldes sirios. Por el contrario, el surgimiento de un “Principado Salafista” afiliado con Al-Qaeda como resultado, se describe como una oportunidad estratégica para aislar a Assad.

HIPOCRESÍA

Las revelaciones contradicen la versión oficial de los gobiernos occidentales sobre sus políticas en Siria, y plantean preguntas inquietantes sobre el secreto apoyo occidental para los extremistas violentos en el extranjero, mientras hacen uso de la amenaza creciente del terrorismo para justificar la vigilancia masiva excesiva y la represión de las libertades civiles en el país.

Entre el lote de documentos obtenidos por Judicial Watch a través de una demanda federal, publicado a principios de esta semana, se encuentra un documento de la Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU. (DIA, en inglés), en ese entonces clasificado como “secreto”, con fecha de 12 de agosto del 2012.

DIA proporciona inteligencia militar en apoyo de los planificadores, los responsables políticos y las operaciones para el Departamento de Defensa y la comunidad de inteligencia de Estados Unidos.

Hasta el momento, la información de los medios se ha centrado en la evidencia de que el gobierno de Obama sabía de los suministros de armas desde un bastión terrorista libio a los rebeldes en Siria.

Algunos medios han informado de la predicción interna de la comunidad de inteligencia de EE.UU. sobre el surgimiento de ISIS. Sin embargo, ninguno ha reconocido con exactitud los detalles inquietantes que exponen cómo Occidente fomentaba, a sabiendas, a una rebelión sectaria, impulsado por al-Qaeda en Siria.

Charles Shoebridge, un ex oficial de inteligencia antiterrorista de la Policía Metropolitana y el ejército británico, dijo:

“Dadas las tendencias políticas de la organización que obtuvo estos documentos, es sorprendente que el mayor énfasis que se les da hasta el momento ha sido un intento de avergonzar a Hilary Clinton respecto a lo que se sabía sobre el ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi en el 2012. Sin embargo, los documentos también contienen revelaciones mucho menos publicitados que plantean preguntas de vital importancia a los gobiernos occidentales y a los medios de comunicación en su apoyo a la rebelión siria.”

LOS ISLAMISTAS DE OCCIDENTE

El documento de DIA del 2012 recién desclasificado, confirma que el componente principal de las fuerzas rebeldes anti-Assad en ese entonces estaba compuesto por insurgentes islamistas afiliados a grupos que conducirían a la aparición de ISIS. A pesar de ello, estos grupos seguían recibiendo apoyo de los militares occidentales y sus aliados regionales.

Tras señalar que “el Salafista [sic], la Hermandad Musulmana, y AQI [al-Qaeda en Irak] son ​​las principales fuerzas que impulsaban la insurgencia en Siria”, el documento afirma que “Occidente, los países del Golfo y Turquía apoyan a la oposición”, mientras que Rusia, China e Irán “apoyan al régimen [de Assad]”.

El documento de 7 páginas de DIA, señala que al-Qaeda en Irak (AQI), el precursor del ‘Estado Islámico en Irak'(ISI), que se convirtió en el’Estado Islámico en Irak y Siria’, “apoyó a la oposición siria desde el comienzo, tanto ideológicamente como a través de los medios de comunicación”.

El informe anteriormente secreto del Pentágono señala que el “aumento de la insurgencia en Siria” ha tomado cada vez más una “dirección sectaria”, atrayendo el apoyo de diversos “poderes religiosos y tribales” sunitas de toda la región.

En una sección titulada ‘Las suposiciones futuras de la crisis’, el informe de DIA predice que, si bien el régimen de Assad iba a sobrevivir, manteniendo el control sobre el territorio sirio, la crisis continuaría hasta escalar a una “guerra de poder”.

El documento también recomienda la creación de “refugios seguros bajo el amparo internacional, similar a lo que ocurrió en Libia cuando Bengasi fue elegido como el centro de mando para el gobierno temporal”.

En Libia, los rebeldes anti-Gaddafi, la mayoría de los cuales eran milicianos afiliados con al-Qaeda, estaban protegidos por los ‘refugios seguros’ de la OTAN (también conocidos como ‘zonas de exclusión aérea’).

‘PODERES DE APOYO QUIEREN’ UNA ENTIDAD ISIS

En una predicción sorprendentemente profética, el documento del Pentágono prevé explícitamente la declaración probable de “un Estado islámico a través de su unión con otras organizaciones terroristas en Irak y Siria”.

Sin embargo, “los países occidentales, los estados del Golfo y Turquía están apoyando estos esfuerzos” por “fuerzas de la oposición” sirias luchando para “controlar las zonas orientales (Hasaka y Der Zor), adyacentes a las provincias iraquíes occidentales (Mosul y Anbar)”:

“… existe la posibilidad de establecer un Principado Salafista declarado o no declarado en el este de Siria (Hasaka y Der Zor), y esto es exactamente lo que los poderes que apoyan a la oposición quieren, con el fin de aislar al régimen sirio, que se considera la profundidad estratégica de la expansión chiíta (Irak e Irán).”

Así, el documento secreto del Pentágono, ofrece extraordinaria confirmación de que la coalición liderada por Estados Unidos que actualmente lucha contra ISIS, había dado la bienvenida hace tres años a la aparición de un “Principado Salafista” extremista en la región como una manera de socavar a Assad, y bloquear la expansión estratégica de Irán. Fundamentalmente, Irak está etiquetado como una parte integral de esta “expansión chiíta”.

El establecimiento de tal “Principado Salafista” en el este de Siria, afirma el documento de DIA, es “exactamente” lo que el “apoyo a los poderes de la oposición [siria] quiere”. Anteriormente, el documento describe repetidamente esos “poderes de apoyo” como “Occidente, los países del Golfo y Turquía”.

Más adelante, el documento revela que los analistas del Pentágono estaban muy conscientes de los graves riesgos de esta estrategia, sin embargo, siguió adelante de todos modos.

El establecimiento de tal “Principado Salafista” en el este de Siria, dice, crearía “el ambiente ideal para que AQI volviera a sus viejas andanzas en Mosul y Ramadi”. El verano pasado, ISIS conquistó Mosul en Irak, y justo este mes tiene también tomado el control de Ramadi.

Dicha entidad cuasi-estado proporcionará:

“… un renovado impulso bajo la presunción de la unificación de la jihad entre los sunitas de Irak y Siria, y el resto de los sunitas en el mundo árabe contra lo que considera un enemigo. ISI también podría declarar un Estado islámico a través de su unión con otras organizaciones terroristas en Irak y Siria, lo que creará un grave peligro en cuanto a la unificación de Irak y la protección del territorio.”

El documento de DIA del 2012 es un Reporte de Información de Inteligencia (IIR), no una valoración de “inteligencia finalmente evaluada”, pero sus contenidos son examinados antes de su distribución. El informe se distribuyó en toda la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, incluyendo al Departamento de Estado, al Comando Central, al Departamento de Seguridad Nacional, a la CIA, al FBI, entre otros organismos.

En respuesta a mis preguntas acerca de la estrategia, el gobierno británico simplemente negó las sorprendentes revelaciones del informe del Pentágono sobre el patrocinio occidental deliberado a extremistas violentos en Siria. Un portavoz de la cancillería británica dijo:

“AQ e ISIL son organizaciones terroristas proscritas. El Reino Unido se opone a todas las formas de terrorismo. AQ, ISIL, y sus filiales constituyen una amenaza directa a la seguridad nacional del Reino Unido. Somos parte de una coalición militar y política para derrotar a ISIL en Irak y Siria, y estamos trabajando con socios internacionales para contrarrestar la amenaza de AQ y otros grupos terroristas en esa región. En Siria siempre hemos apoyado a los grupos de oposición moderados que se oponen a la tiranía de Assad y a la brutalidad de los extremistas.”

DIA no respondió a una solicitud de comentario.

ACTIVO ESTRATÉGICO PARA UN CAMBIO DE RÉGIMEN

El analista de seguridad, Shoebridge, sin embargo, quien ha rastreado apoyo occidental a los terroristas islamistas en Siria desde el comienzo de la guerra, señaló que el informe secreto de inteligencia del Pentágono expone contradicciones fatales en el núcleo de las pronunciaciones oficiales:

“A lo largo de los primeros años de la crisis de Siria, los gobiernos de Estados Unidos y del Reino Unido, y casi universalmente, principales medios de comunicación occidentales, promovieron a los rebeldes de Siria como moderados, liberales, laicos, democráticos, y por lo tanto merecen el apoyo de Occidente. Dado que estos documentos socavan totalmente esta valoración, es significativo que los medios de comunicación de Occidente ahora los han, a pesar de su enorme importancia, ignorado casi completamente.”

Según Brad Hoff, un ex marine que sirvió durante los primeros años de la guerra en Irak y como primer respondedor del 9/11 en el Marine Corps Headquarters Battalion en Quantico desde el 2000 hasta el 2004, el informe del Pentágono que se acaba de publicar, ofrece por primera vez una impresionante afirmación que:

“La Inteligencia de Estados Unidos predijo el surgimiento del Estado Islámico en Irak y el Levante (ISIL o ISIS), pero en vez de clasificar claramente al grupo como un enemigo, el informe concibe al grupo terrorista como un activo estratégico de Estados Unidos.”

Hoff, quien es jefe de redacción de ‘Levant Report‘ - una publicación en línea dirigido por educadores con sede en Texas que tienen experiencia directa de Oriente Medio – señala que el documento de DIA establece, en efecto, que el surgimiento de tal entidad política extremista Salafista en la región ofrece una “herramienta para el cambio de régimen en Siria”.

El informe de inteligencia de DIA muestra, dijo, que el surgimiento de ISIS sólo fue posible en el contexto de la insurgencia siria – “no hay ninguna mención de la retirada de las tropas de EE.UU. de Irak como un catalizador para el surgimiento del Estado Islámico, que es el argumento de innumerables políticos y expertos”. El informe demuestra que:.

“El establecimiento de un ‘Principado Salafista’ en Siria oriental es ‘exactamente’ lo que los poderes externos que apoyan a la oposición quieren (identificado como ‘Occidente, los países del Golfo y Turquía’) con el fin de debilitar al gobierno de Assad.”

El surgimiento de una entidad Salafista de cuasi-estado que podría expandirse en Irak, y fracturar ese país, fue, por tanto, claramente prevista por la inteligencia estadounidense como probable – aunque estratégicamente útil – nace del compromiso de Occidente por “aislar a Siria”.

COMPLICIDAD

Los críticos de la estrategia liderada por Estados Unidos en la región han expresado reiteradamente preguntas sobre el papel de los aliados de la coalición en el ampplio apoyo a grupos terroristas islámicos con la finalidad de desestabilizar al régimen de Assad en Siria.

El conocimiento convencional es que el gobierno de Estados Unidos no retuvo suficiente supervisión sobre la financiación de grupos rebeldes anti-Assad, que se suponía que debían ser supervisados ​​y examinados para asegurar que sólo los grupos “moderados” fueran apoyados.

Sin embargo, el informe del Pentágono recientemente desclasificado demuestra inequívocamente que años antes que ISIS lanzara su concertada ofensiva contra Irak, la comunidad de inteligencia de Estados Unidos estaba plenamente consciente de que militantes islamistas constituían el núcleo de la insurgencia sectaria en Siria.

A pesar de eso, el Pentágono siguió apoyando a la insurgencia islamista, incluso mientras anticipaba la probabilidad de que ello establecería un bastión Salafista extremista en Siria e Irak.

Como Shoebridge me dijo, “Los documentos muestran que el gobierno de Estados Unidos en agosto del 2012 no sólo sabía la verdadera naturaleza extremista y el probable resultado de la rebelión de Siria” – es decir, la aparición de ISIS – “sino que esto era considerado como una ventaja para la política exterior estadounidense. Esto también sugiere la decisión de pasar años en un esfuerzo por engañar deliberadamente a la poblacion de Occidente, a través de la conformidad de los medios de comunicación, en la creencia de que la rebelión siria fue abrumadoramente ‘moderada'”.

Annie Machon, una ex oficial de inteligencia del MI5 quien hizo la denuncia en la década de 1990 sobre la financiación del MI6 a al-Qaeda para asesinar al ex líder libio y Coronel Gaddafi, dijo igualmente sobre las revelaciones:

“Esto no es una sorpresa para mí. Dentro de cada país, siempre hay varias agencias de inteligencia con agendas que compiten”.

Explicó que la operación de Libia en 1996 del MI6, que resultó en la muerte de personas inocentes, “ocurrió precisamente en el momento en que el MI5 establecía una nueva sección para investigar a al-Qaeda.”

Esta estrategia se repitió a gran escala en la intervención de la OTAN en el 2011 en Libia, dijo Machon, donde la CIA y el MI6 estaban:

“… apoyando a los mismos grupos de Libia, resultando en un estado fallido, asesinatos en masa, desplazamiento y anarquía. Así que la idea de que los elementos del complejo de seguridad militar estadounidense han permitido el desarrollo de ISIS después de su fallido intento de conseguir que la OTAN ‘interveniera’ una vez más, es parte de un patrón establecido. Y permanecieron indiferentes a la magnitud del sufrimiento humano que se desató como resultado de tales juegos.”

DIVIDE Y VENCERÁS

Varios funcionarios del gobierno de Estados Unidos han reconocido que sus más cercanos aliados en la coalición anti-ISIS financiaban a grupos islamistas extremistas y violentos que se convirtieron en parte integral de ISIS.

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, por ejemplo, admitió el año pasado que Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Turquía habían canalizado cientos de millones de dólares a los rebeldes islamistas en Siria que se metamorfoseó en ISIS.

Pero no admitió lo que demuestra este documento interno del Pentágono – que toda la estrategia encubierta fue sancionado y supervisado por EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Israel y otras potencias occidentales.

La estrategia parece encajar un escenario de políticas identificadas por un reciente informe RAND Corp. encargado por el ejército estadounidense.

El informe, publicado cuatro años antes del documento de DIA, llamó a EE.UU. “a sacar provecho de los conflictos entre chiíes y suníes, tomando el lado de los regímenes sunitas conservadores de manera decisiva y trabajar con ellos en contra de todos los movimientos de empoderamiento chiítas en el mundo musulmán”.

EE.UU. necesitaría contener “el poder y la influencia iraní” en el Golfo “apuntalando los regímenes sunitas tradicionales en Arabia Saudita, Egipto y Pakistán”. Al mismo tiempo, EE.UU. debía mantener “una fuerte relación estratégica con el gobierno chií iraquí” a pesar de su alianza con Irán.

El informe RAND confirmó que la estrategia de “divide y vencerás” ya se estaba desplegando “para crear divisiones en el campamento yihadista. Hoy en Irak tal estrategia está siendo utilizado a nivel táctico”.

El informe muestró que EE.UU. estaba formando “alianzas temporales” con “grupos insurgentes nacionalistas” afiliados con al-Qaeda que han luchado con EE.UU. durante cuatro años en la forma de “armas y dinero en efectivo”. Aunque estos nacionalistas “han cooperado con al-Qaeda en contra de las fuerzas estadounidenses”, ahora están siendo apoyados para explotar “la amenaza común que al-Qaeda ahora representa para ambas partes”.

El documento de DIA del 2012, sin embargo, muestra además que, mientras se patrocinaba a supuestos ex insurgentes de al-Qaeda en Irak para combatir a al-Qaeda, los gobiernos occidentales estaban armando simultáneamente a insurgentes de al-Qaeda en Siria.

La revelación del documento interno de la inteligencia de Estados Unidos indica que la misma coalición liderada por Estados Unidos que supuestamente lucha hoy contra el “Estado islámico”, a sabiendas de haber creado a ISIS en primer lugar, plantea preguntas inquietantes sobre los esfuerzos recientes del gobierno para justificar la expansión de los poderes antiterroristas estatales.

A raíz de la aparición de ISIS, nuevas medidas intrusivas para combatir el extremismo, incluyendo la vigilancia masiva, el ‘deber preventivo’ Orwelliano e incluso planes para permitir la censura por parte del gobierno de los organismos de radiodifusión, están siendo promovidas en ambos lados del Atlántico, muchas de las cuales apuntan, de manera desproporcionada, a activistas, periodistas y minorías étnicas, especialmente los musulmanes.

Sin embargo, el nuevo informe del Pentágono revela que, contrariamente a las afirmaciones del gobierno occidental, la principal causa de la amenaza proviene de sus propias políticas profundamente equivocadas de patrocinar el terrorismo islamista en secreto para fines geopolíticos dudosos.

Documento desclasificado.

Fuentes: Insurge-Intelligence, Judicial Watch

Relacionados:
La Geopolítica de la Tercera Guerra Mundial
Los Orígenes Encubiertos de ISIS