Documental filtrado muestra que el lobby de Israel usó reclamos falsos de agresión sexual contra activistas de BDS

WASHINGTON, D.C. — Un documental filtrado de Al Jazeera que detalla las tácticas del grupo de presión israelí en Estados Unidos y en otros lugares, ha revelado que los grupos pro-Israel inventan regularmente calumnias, incluyendo acusaciones falsas de agresión sexual, para desacreditar a profesores y estudiantes en los campus universitarios de Estados Unidos que apoyan la igualdad de derechos para los palestinos y el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS). BDS es un movimiento no violento que busca utilizar la presión económica sobre el gobierno de Israel para que cumpla con el derecho internacional, ponga fin a la ocupación militar de Cisjordania, y detenga el bloqueo de décadas de la Franja de Gaza.

En el tercer episodio del documental de Al Jazeera, “The Lobby”, que fue filtrado en línea por el sitio web Electronic Intifada, se hace hincapié en los esfuerzos de los grupos de defensa pro-Israel en las universidades estadounidenses, en particular los esfuerzos de estos grupos por utilizar tácticas agresivas de guerra de la información para desacreditar y difamar a los activistas. El documental revela además que estas campañas de difamación están increíblemente bien financiadas -con millones de dólares- e implican la coordinación con el Ministerio de Asuntos Estratégicos del gobierno israelí.

En un caso, Bill Mullen -profesor de Estudios Americanos en la Universidad de Purdue y un conocido defensor de los derechos de los palestinos y de BDS- fue acusado de acoso sexual, apoyo al terrorismo y otras fechorías por casi dos docenas de páginas web anónimas que supuestamente habían sido creadas por los antiguos alumnos de Mullen en 2016.

Mullen le dijo a Al Jazeera que dentro de las 48 horas de enterarse de los sitios de difamación, descubrió que habían sido creados en cuestión de momentos y parecían ser operados por el mismo individuo o grupo. Después de que los sitios web utilizaran el nombre de su hija y fueran enviados anónimamente a su esposa, Mullen le dijo a Al Jazeera que “esta gente hará cualquier cosa, son capaces de hacer cualquier cosa” para desacreditar a los activistas de la solidaridad pro-palestina.

El documental reveló además que esta táctica es promovida por organizaciones de campus pro-Israel, incluyendo la Israel on Campus Coalition (ICC). Por ejemplo, el director ejecutivo de la ICC, Jacob Baime, habló de cómo “el pueblo anti-israelí” es blanco de grupos como la ICC, que publica “algunos sitios web anónimos” y anuncios en Facebook que hacen falsas denuncias de acoso sexual y otros ataques personales como parte de un esfuerzo por desacreditarlos, a ellos y a su activismo.

Baime afirmó entonces que esta táctica es una forma de “guerra psicológica” que fue “modelada sobre la estrategia de contrainsurgencia del general Stanley McChrystal en Irak” y que esas tácticas han estado “funcionando realmente bien para nosotros”. Baime parece haber malinterpretado, dado que la estrategia de McChrystal que enfatizaba las “operaciones ofensivas de información” se centraba en Afganistán, no en Irak.

Sin embargo, Baime relató que estos esfuerzos son a menudo muy exitosos, desde su punto de vista, y le dijo al reportero encubierto de Al Jazeera que los activistas a los que se dirigen las difamaciones “pasan tiempo respondiéndolas e investigándolas, lo cual es tiempo que no pueden pasar atacando a Israel”.

Baime añadió que el ICC, que trabaja en estrecha colaboración con otros grupos universitarios pro israelíes como StandWithUs, tiene un presupuesto de US$2 millones para la “investigación” utilizada en tales campañas de difamación. Además, admitió que su grupo y sus afiliados se coordinan con el Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel, que emplea a un gran número de ex agentes del Mossad.

El recientemente filtrado episodio del documental “The Lobby” muestra que algunos activistas pro-Israel han tergiversado los esfuerzos para dar a las víctimas de asalto sexual una voz más fuerte, utilizando falsas acusaciones de acoso como munición para sus tácticas de “guerra psicológica” contra los activistas de la solidaridad palestina.

Este uso de calumnias fabricadas de acoso sexual para atacar a activistas pro-BDS amenaza los recientes esfuerzos de alto perfil del movimiento #MeToo y otros grupos activistas relacionados que buscan ayudar a promover un ambiente donde las experiencias de los víctimas de asalto sexual sean más fácilmente aceptadas.

Difamación y calumnia como táctica propagandística

Además del uso de falsificaciones y calumnias contra los partidarios de BDS, el documental mostró evidencia de que los empleados y los grupos voluntarios de campus pro-Israel fueron instruidos para denominar a BDS como un “grupo racista de odio” y se les pidió que produjeran contenidos multimedia, tales como memes, que incluso sus propios empleados consideraban deshonestos e “intolerantes”.

Una empleada del Proyecto Israel que apareció en el documental, Amanda Botfeld, le dijo a la reportera encubierta de Al Jazeera que gran parte del trabajo de defensa pro-Israel que le habían pedido que hiciera la hacía sentir “intranquila” e “incómoda”, porque difamaba a los activistas de derechos palestinos como “antisemitas” y “racistas” por criticar la política del gobierno israelí.

Otra práctica que hizo que Botfeld se sintiera incómodo fue la creación de contenido multimedia para StandWithUs que incluía “fotos de niños palestinos con un cuchillo” y otras imágenes que se utilizaron para representar a jóvenes palestinos que habían sido asesinados por la policía y los soldados israelíes como “terroristas”. Botfeld opinó que el contenido que se le pidió que hiciera mientras trabajaba con el proyecto de Israel era “intolerante” y que “le daba vergüenza estar asociada con él”. Botfeld también dijo que uno de sus supervisores le dijo que insertara la palabra “racista” en referencia al activismo de BDS tan a menudo como fuera posible.

El hecho de que incluso los empleados de estos grupos pro-israelíes sean muy conscientes de la naturaleza sesgada e intolerante de su respuesta al crecimiento del movimiento BDS, subraya cómo estas tácticas se utilizan para desanimar y enfriar la atmósfera de debate al calumniar y difamar a los activistas y su mensaje.

Fuente: Leaked Documentary Shows Israel Lobby Used Fake Sexual Assault Claims Against BDS Activists

++++++++++++++++++++++++++++

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s