Israel busca un chivo expiatorio tras la suspensión del partido contra Argentina

Las autoridades y los medios de comunicación israelíes minimizaron el papel de la BDS y culparon a figuras de la AP y a la Ministra de Cultura y Deportes.

Los ministros y los medios de comunicación israelíes reaccionaron con furia ante la decisión de Argentina de abandonar un amistoso de fútbol en Jerusalén, culpando al antisemitismo, la interferencia palestina y las amenazas de muerte contra el delantero argentino Lionel Messi.

El primer ministro, Benyamin Netanyahu, trató de restar importancia a la cancelación del partido del sábado contra Israel, diciendo Seguimos adelante, chicos“.

El presidente Reuven Rivlin calificó la noticia de “una mañana triste para los aficionados, incluyendo a mis nietos… pero hay valores más grandes que Messi”.

Rivlin también dijo que estaba preocupado por la “politización” de la decisión de Argentina.

Pero la ministra de Cultura, Miri Regev, acusó a los palestinos de interferir, acusándolos de terrorismo, e incluso evocando la masacre de los olímpicos israelíes en Munich en 1972 como comparación.

Y el franco Avigdor Lieberman, ministro de Defensa de Israel, dijo que Argentina había cedido ante “los partidarios del terrorismo antisemita… que odian a los israelíes” al suspender el juego.

Es una lástima que los futbolistas argentinos no resistieran la presión de los incitadores que odian a los israelíes, cuyo único objetivo es vulnerar nuestro derecho básico a la autodefensa y provocar la destrucción de Israel. No cederemos ante un grupo de partidarios del terrorismo antisemita.

– @AvigdorLiberman, 6 de junio de 2018

El diario argentino Clarín informó que la Asociación Argentina de Fútbol tomó la decisión tras enterarse de que “los jugadores no quieren jugar en Israel debido a las amenazas contra Messi”, y que la decisión no era política ni estaba relacionada de ninguna manera con la ocupación israelí de tierras palestinas.

Sin embargo, funcionarios palestinos fueron atacados por los medios de comunicación israelíes por su presunto papel en la decisión, con dedos señalando a Hosni Abdel Wahid, el embajador palestino en Buenos Aires.

Los medios de comunicación hebreos informaron de que Abdel Wahid había hecho una comparación entre la ocupación israelí de Palestina y el dominio británico de las Islas Falkland. Argentina, que reivindica las Falklands como territorio soberano, invadió en 1982 pero fue derrotada por una fuerza expedicionaria británica.

ِAbdel Wahid dijo que la participación de Argentina en una celebración de la independencia israelí sería similar a la de los palestinos celebrando la ocupación de las Falklands por los británicos.

Jibril al-Rajoub, director de la Asociación Palestina de Fútbol (AFP), también fue criticado por su papel al pedir la cancelación del partido, que incluía establecer comparaciones entre el uso del fútbol durante la “guerra sucia” argentina de los años setenta para ocultar abusos contra los derechos humanos.

La Argentina organizó y ganó la Copa del Mundo de 1978 en un momento en que el país estaba bajo un gobierno militar, y miles de disidentes políticos habían sido encarcelados y asesinados.

Rajoub escribió una carta hace un mes a la Asociación Argentina de Fútbol pidiéndoles que cancelaran el partido, informó Haaretz.

“Argentina y varios otros países latinoamericanos saben muy bien cómo el fútbol fue utilizado por sus respectivas dictaduras militares para encubrir sus graves y sistemáticas violaciones de los derechos humanos”, escribió Rajoub.

Rajoub también dijo que el partido se había programado inicialmente para celebrarse en Haifa, pero que se había trasladado a Jerusalén como parte de las celebraciones israelíes que conmemoran los 70 años desde que el país declaró su independencia.

Rajoub dijo que el fútbol debe mantenerse alejado de la política.

En una entrevista en el sitio hebreo Walla, describió la decisión del equipo argentino como una bofetada al gobierno israelí “que pagó millones para trasladar el partido a Jerusalén, para que Netanyahu y Regev [pudieran] tomarse una foto con Messi y estrellas argentinas, pero Messi y el equipo abofetearon el fascismo, el nazismo y el racismo de Israel”, dijo Rajoub.

Un Apretón De Manos Con Messi

El papel de la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel (PACBI) fue minimizado por funcionarios y periódicos israelíes, aunque PACBI fue la fuerza motriz para persuadir al equipo argentino de que se retirara del partido de fútbol programado para este sábado.

La decisión fue recibida con beneplácito por el delantero argentino Gonzalo Higuaín, uno de los jugadores de más alto perfil del país, en una entrevista con la cadena de televisión ESPN el martes.

“Finalmente han hecho lo correcto”, dijo Higuaín. “La razón y la salud están por encima de todo. Creemos que es mejor no ir a Israel”.

El partido estaba programado para este sábado en el estadio Teddy Kollek de Jerusalén, construido en el terreno de una antigua aldea palestina de al-Malha y cerca del muro de separación entre Israel y Cisjordania, y que iba a ser el último partido de Argentina antes de que comenzara su campaña mundialista contra Islandia el 16 de junio en Rusia.

¡Gracias! @Argentina cancela el partido “amistoso” con Israel. ¡#ArgentinaNotGoing! El delantero Gonzalo “Pipa” Higuaín dice: “No ir fue lo correcto”. Buena suerte en la #WorldCup. pic.twitter.com/CBwtEKWVj2

– PACBI (@PACBI) 5 de junio de 2018

El sitio de noticias hebreo, Makor Rishon, dijo que los medios de comunicación israelíes están de acuerdo en que Argentina se negó a ir a Jerusalén, debido a la propaganda política de Miri Regev, la ministra de Cultura y Deportes.

Regev ha sido acusada de condicionar un pago en efectivo para los organizadores del partido de fútbol con el fin de tomar una foto con Messi.

El jefe del Comité Estatal de Control de la Knesset dijo el lunes que el Ministerio de Cultura y Deportes, encabezado por Regev, acordó pagar a los organizadores del partido 2,6 millones de shekels (US$730.000).

Esto sería con la condición de que la ministra Regev, tuviera un “papel activo” en el evento entre Israel y Argentina, incluyendo un apretón de manos con Messi sobre el terreno de juego, y una conferencia de prensa.

El jefe de personal de Regev negó la acusación.

Además, los medios de comunicación israelíes descubrieron la semana pasada que, de los 30.000 boletos para el partido anulado, sólo un tercio se puso a la venta pública, y se agotaron en 20 minutos.

La oficina del contralor del estado de Israel accedió a abrir una investigación sobre la venta de boletos.

Yair Lapid, jefe del partido Yesh Atid, resumió la culpa de Israel diciendo que el mayor problema de este gobierno es que todo es un concierto [gig]“.

“Las entradas para el partido [se vendían] en el mercado negro, la batalla contra el BDS se trasladó al Ministerio de Seguridad Pública por razones políticas, el ministro de Cultura llevaba la máscara de un ministro de Asuntos Exteriores sólo para estar frente a las cámaras. Al final, nadie hizo el trabajo, y Argentina no va a venir a Israel”, dijo Lapid.

Yisrael Hayom describió la campaña para cancelar el partido de Argentina como “terrorismo”.

“Sujeto al terrorismo: el partido contra Argentina, anulado” fue el titular del periódico.

El periódico culpó a la comunidad palestina y a sus seguidores en Argentina por la cancelación del partido.

Dijo que Netanyahu envió una carta al presidente argentino Mauricio Macri, hace tres meses, pidiéndole que trasladara el campo de juego a Jerusalén.

Netanyahu se negó a mover el partido de vuelta a Haifa, en una conversación telefónica entre él y Regev ayer, según Yisrael Hayom.

La embajada de Israel en Buenos Aires confirmó que el amistoso internacional estaba suspendido mientras los informes de la cancelación se difundían en los medios argentinos el martes por la noche.

“La embajada de Israel lamenta anunciar la suspensión del partido entre las selecciones nacionales de Israel y Argentina programado para el sábado 9 de junio, como un partido de calentamiento para la Copa Mundial de Rusia”, dice el comunicado.

La decisión se debió a “amenazas y provocaciones” contra Lionel Messi, capitán y jugador estrella de Argentina, pero no dio detalles específicos.

La Embajada de Israel lamenta comunicar la suspensión del partido entre los seleccionados de Israel y Argentina previsto para el próximo sábado 9 de junio, como antesala al juego por la Copa Mundial en Rusia.

Las amenazas y provocaciones dirigidas a Lionel Messi, que lógicamente pic.twitter.com/Z71FXx8pGN

– Israel en Argentina (@IsraelArgentina) 6 de junio de 2018

Más Culpa

“Lo que pasó aquí, sinceramente, no tiene que ver con el boicot. Hay una buena amistad con Argentina, relaciones estupendas. Debido a las violentas incitaciones y amenazas de Jibril Rajoub y a toda la farsa de camisetas ensangrentadas, aumentó el temor por la seguridad personal y los jugadores comenzaron a preocuparse por ser agredidos físicamente en Jerusalén”, dijo Gilad Erdan, ministro de seguridad pública, a la radio israelí el miércoles.

Argentina ha hecho cuatro escalas previas a la Copa Mundial en Israel desde 1986. La mayoría de los países no reconocen ni la soberanía israelí ni la palestina en Jerusalén y tienen sus embajadas en Israel en la zona de Tel Aviv.

Sin embargo, tres países latinoamericanos -Guatemala, Honduras y Paraguay, que limita con Argentina- siguieron a Estados Unidos en el traslado de sus embajadas el mes pasado.

Fuente: Israel searches for scapegoat after Argentina match called off

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s