Whole Foods pausa, silenciosamente, sus requisitos de etiquetado de GMOs

  • El presidente y director de operaciones de Whole Foods envió un correo electrónico diciendo que los productores ya no necesitan revelar si sus alimentos contienen ingredientes GMO.
  • Esto se debe a la propuesta del USDA de cambiar la forma en que los GMOs han sido definidos anteriormente por la industria alimentaria, la cual no requeriría que ciertos productos alimenticios modificados genéticamente sean etiquetados.
  • Whole Foods podría adherirse a la regulación federal, o podría optar por ser más claros y estrictos. En este último caso, todos los alimentos que puedan contener ingredientes modificados genéticamente deberán etiquetarse como tales.

En un correo electrónico enviado a los proveedores el viernes, el Presidente y Jefe de Operaciones de Whole Foods, A.C. Gallo, anunció que la compañía pausaría sus requisitos de etiquetado de alimentos genéticamente modificados (GMO, por sus siglas en inglés), que estaban programados para entrar en vigor el 1 de septiembre. Las reglas, anunciadas por primera vez hace cinco años, exigen que los proveedores revelen la presencia de ingredientes genéticamente modificados en todos los envases.

En una copia del anuncio obtenido por The New Food Economy, Gallo y dos vicepresidentes escriben que la pausa es una respuesta a las preocupaciones de los proveedores sobre tener que cumplir con dos conjuntos de reglas que compiten entre sí: Los requisitos de etiquetado de GMO de Whole Foods y las reglas recientemente propuestas por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), que actualmente están abiertas para comentarios públicos.

“A medida que el USDA finaliza la regulación federal en los próximos meses y la industria alimentaria evalúa el impacto, no queremos que nuestra política plantee más desafíos para usted y su negocio”, dice la carta.

Todo esto plantea una pregunta: ¿Está Whole Foods suavizando su compromiso con la transparencia del etiquetado de los GMOs?

La confusión es comprensible. Tal como se propone actualmente, la política del USDA introduciría varios cambios sustanciales en la forma en que la industria alimentaria ha definido tradicionalmente los GMOs, empezando por la terminología misma. La nomenclatura preferida por el gobierno es “bioengineered” (BE), que sólo se refiere a un alimento que ha tenido genes de otro organismo empalmados en él por un proceso llamado transgénesis. Otros tipos de modificación genética, incluyendo algunos producidos por herramientas de edición genética como CRISPR, no necesitarían ser etiquetados.

Tal como está escrito actualmente, los requisitos de Whole Foods serían más estrictos que las reglas propuestas por el USDA de al menos dos maneras significativas. En primer lugar, el USDA ha sugerido que se permita a las empresas etiquetar los ingredientes de BE por código QR, lo que significa que los clientes tendrían que ser dirigidos a un sitio web a través de un teléfono inteligente para averiguar lo que hay en sus alimentos – un método que ha sido criticado como un paso adicional engorroso. Whole Foods nunca ha planeado permitir que los códigos QR cuenten como revelaciones de GMO, informa Project Nosh. En segundo lugar, las normas del USDA contienen disposiciones desconcertantes para los productos cárnicos, que están regulados bajo un sistema diferente, como se explica aquí y aquí.

Whole Foods ahora se enfrenta a una elección: puede seguir adelante con su plan original, o deferirse a las nuevas reglas menos exhaustivas del gobierno. La compañía tiene la capacidad de ser más clara y rigurosa que las regulaciones federales, exigiendo que todos los alimentos que pudieran contener ingredientes genéticamente modificados digan lo mismo. Aplazar las reglas del USDA, en cambio, requeriría que sólo algunos productos que contienen GMO sean etiquetados como tales – probablemente un punto delicado para los defensores de los no GMO, y no necesariamente grandioso para la marca Whole Foods. Significaría que una compañía que ha reclamado durante mucho tiempo el terreno moral, no sería más transparente, en lo que respecta al etiquetado de los GMO, que cualquier otra tienda de comestibles.

Por su parte, la empresa insiste en que nada ha cambiado.

La decisión de Whole Foods será importante para la industria.

“Seguimos comprometidos en proporcionar a nuestros clientes el nivel de transparencia que desean y esperan de nosotros, y seguiremos exigiendo a los proveedores que obtengan la verificación de terceros para las afirmaciones de no-GMO”, dijo la compañía en una declaración enviada por correo electrónico a The New Food Economy.

Aún así, persiste cierta incertidumbre, especialmente porque la compañía no ha anunciado un nuevo cronograma para su decisión. Ya sea que finalmente lance sus propios requisitos de etiquetado, o se base en las reglas del gobierno, la decisión de Whole Foods será importante para la industria. Hay razones para creer que donde Whole Foods lidera, otras compañías le siguen: La cadena ha prohibido con éxito el uso de colorantes artificiales, conservantes y grasas hidrogenadas en sus tiendas a lo largo de los años, y muchos imitadores han seguido el ejemplo.

Cuando la compañía anunció por primera vez su política de etiquetado en 2013, marcó la primera vez que una cadena nacional de supermercados se comprometió con la transparencia de los GMO. “Estamos poniendo una estaca en el suelo sobre el etiquetado de los GMO para apoyar el derecho del consumidor a saber”, dijo el co-director ejecutivo, Walter Robb, en un comunicado de prensa.

Desde entonces han pasado muchas cosas. El gobierno federal aprobó su ley de etiquetado de GMO en el verano de 2016; un año después, Whole Foods fue adquirida por el gigante del comercio electrónico, Amazon. No hay ninguna razón inmediata para creer que el nuevo liderazgo corporativo haya cambiado la actitud de la compañía hacia el etiquetado de GMOs, aunque Whole Foods sabía que las reglas federales iban a llegar. Pero cualquier buen empresario sabe que la óptica lo es todo, y aquí estamos: Tres meses antes de que se estableciera el pleno cumplimiento, la norma se ha detenido.

Fuente: Whole Foods quietly pauses its GMO labeling requirements

Relacionado: Amazon presenta una seria amenaza a la libertad y al libre mercado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s