Irán no está violando el acuerdo nuclear. Estados Unidos, sí

El lunes, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dio su presentación antiiraní más grandiosa hasta la fecha, revelando lo que él creía que era una prueba directa de que Irán “mintió” sobre su programa nuclear. Esta no es la primera vez que Netanyahu ha exagerado la amenaza del inexistente programa de armas nucleares de Irán. Ha estado alarmando sobre Irán desde 1992.

El objetivo de esta presentación es poner en duda la eficacia del acuerdo nuclear iraní firmado en 2015, oficialmente conocido como Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés), el cual, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene desde hace tiempo la intención de descarrilar por completo. Netanyahu, por supuesto, está totalmente de acuerdo con este objetivo.

Tras el discurso de Netanyahu, la Casa Blanca emitió una declaración propia, diciendo que la inteligencia de Israel confirma lo que Estados Unidos ya sabía: que “Irán tiene un programa robusto y clandestino de armas nucleares que ha tratado de ocultar al mundo”. Poco después, la Casa Blanca emitió una segunda declaración en el que cambió la palabra “tiene” por “tenía”, pareciendo sugerir que Irán ya no posee un programa de armas nucleares. Sin embargo, un funcionario de la Casa Blanca explicó más tarde a NBC News que el tiempo (tense) equivocado fue el resultado de un “error administrativo”.

De cualquier manera, a pesar de la inflexible narrativa antiiraní, la verdad prevaleciente parece ser que Irán está en pleno cumplimiento con el JCPOA, y los principales funcionarios involucrados -incluyendo a Trump y Netanyahu- son muy conscientes de ello. En su audiencia de confirmación en el Senado el 12 de abril, el entonces director de la CIA, Mike Pompeo, (quien esta semana comenzó su mandato como secretario de Estado) dijo que “no ha visto ninguna evidencia de que ellos [Irán] no estén cumpliendo actualmente”.

Apenas el mes pasado, el Departamento de Estado emitió una vez más un informe en el que declaraba que “Irán continuaba cumpliendo con sus compromisos relacionados con la energía nuclear” en el marco de la JCPOA, siguiendo un patrón continuo del Departamento de Estado, incluso bajo la vigilancia de Rex Tillerson, quien esencialmente obligó a Trump a certificar el cumplimiento de Irán. El secretario de Defensa, James “Perro Loco” Mattis, también ha dicho que Irán está “fundamentalmente” en cumplimiento con el acuerdo nuclear.

Además, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) también ha confirmado el cumplimiento de Irán por lo menos 9 veces, al igual que los socios europeos del JCPOA y prácticamente toda la Unión Europea.

“El acuerdo está funcionando, está cumpliendo su objetivo principal, lo que significa mantener bajo control el programa nuclear iraní”, dijo Federica Mogherini, jefa de la política exterior de la UE, antes de reconocer que el JCPOA está “haciendo que el mundo sea más seguro e impidiendo una posible carrera de armamentos nucleares en la región”.

De hecho, como ha explicado Peter Beinart de The Atlantic, es muy probable que sea la administración de Donald Trump la que esté violando el JCPOA, no Irán.

Según Beinart:

“La pregunta más interesante no es si Irán ha estado cumpliendo con el acuerdo nuclear. Es si EE.UU. lo ha hecho. Los periodistas estadounidenses a menudo describen el acuerdo como un intercambio. En palabras de un informe de CNN, ‘obliga a Irán a limitar su programa nuclear a cambio de la suspensión de las sanciones económicas’. Pero hay más que eso. El acuerdo no sólo requiere que Estados Unidos levante las sanciones nucleares. Requiere que Estados Unidos no inhiba la reintegración de Irán a la economía global. La Sección 26 compromete a EE.UU. (y a sus aliados) a ‘impedir la interferencia con la realización del pleno beneficio por parte de Irán del levantamiento de las sanciones especificadas’ en el acuerdo. La Sección 29 compromete a EE.UU. y Europa a ‘abstenerse de cualquier política específicamente destinada a afectar directa y adversamente la normalización de las relaciones comerciales y económicas con Irán’. La Sección 33 los compromete a ‘acordar medidas para asegurar el acceso de Irán en áreas de comercio, tecnología, finanzas y energía'”.

Esta es la parte interesante. De acuerdo con esas secciones, EE.UU. ha estado violando la JCPOA desde hace algún tiempo.

Como Beinart explica:

“La administración Trump probablemente ha estado violando estas cláusulas. The Washington Post informó que en una cumbre de la OTAN en mayo pasado, ‘Trump trató de persuadir a los socios europeos para que dejaran de hacer tratos comerciales y de negocios con Irán’. Luego, en julio, el director de asuntos legislativos de Trump se jactó de que en una cumbre del G20 en Alemania, Trump había ‘subrayado la necesidad de que las naciones… dejen de hacer negocios con las naciones que patrocinan el terrorismo, especialmente Irán’. Ambos esfuerzos de cabildeo (lobby) parecen violar la promesa de Estados Unidos de `abstenerse de cualquier política específicamente destinada a afectar directa y adversamente la normalización de las relaciones comerciales y económicas con Irán'”.

O, por ejemplo, las sanciones impuestas a Irán por la administración Trump en julio del año pasado que apuntaban a “la adquisición de hardware militar avanzado, como barcos de ataque rápido y vehículos aéreos no tripulados, y envían una fuerte señal de que Estados Unidos no puede tolerar ni tolerará el comportamiento provocativo y desestabilizador de Irán”, según una declaración publicada por el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven T. Mnuchin.

Beinart también explica cómo ese acuerdo requiere específicamente que Estados Unidos permita la venta de aviones comerciales de pasajeros y sus partes y servicios a Irán, lo que, como reveló Al-Monitor, “las solicitudes relativas a los permisos para exportar aviones a Irán se han ido acumulando… OFAC no ha respondido a las solicitudes de licencias de venta de aviones desde que se emitió la primera de esas licencias durante la administración de Barack Obama”.

En otras palabras, Irán cumple con el JCPOA, pero Estados Unidos no. ¿Acata Estados Unidos sus propias reglas, o debería estar sujeto a los mismos estándares a los que el mundo ha sometido al rescate de Irán durante décadas?

Es nada menos que extraordinario que el único país que haya usado armas nucleares pueda ser el que viole un acuerdo internacional, mientras demoniza sistemáticamente a otro estado por, supuestamente, violar el mismo acuerdo. ¿Por qué es que EE.UU. puede violar el JCPOA sin consecuencias, pero Irán es demonizado aún cuando sigue cumpliendo con éste?

El problema con el JCPOA no es que no esté funcionando; el problema para gente como Trump y Netanyahu es que está funcionando demasiado bien.

Fuente: Iran Isn’t Violating the Nuclear Agreement — America Is

Relacionado: En un ‘extraño’ evento televisado, Netanyahu empuja a EE.UU. hacia la guerra con Irán

Anuncios

2 comentarios

  1. […] Relacionados: La VERDADERA amenaza nuclear en Oriente Medio Este es el mensaje que Estados Unidos acaba de enviar a Corea del Norte al bombardear el acuerdo con Irán Trump describió accidentalmente la política exterior de EE.UU. mientras intentaba demoler a Irán Irán no está violando el acuerdo nuclear. Estados Unidos, sí […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s