La propaganda de los medios de comunicación no comienza ni termina con Sinclair

En los últimos días, millones de televidentes de todo el país han sido objeto no sólo de una declaración sobre “noticias falsas” (fake news) repetidas literalmente por docenas de estaciones de televisión locales de propiedad de Sinclair en todo el país, sino también de informes que revelan el hecho de que esas estaciones habían sido instruidas para recitar esta declaración.

Cómo el dueño de la televisión local más grande de Estados Unidos convirtió a sus presentadores de noticias en soldados en la guerra de Trump contra los medios de comunicación: https://t.co/iLVtKRQycL pic.twitter.com/dMdSGellH3

– Deadspin (@Deadspin) 31 de marzo de 2018

Brian Stelter, de CNN, “dio a conocer” la noticia a principios de marzo, advirtiendo que una “campaña promocional que suena a propaganda a favor de Trump” llegaría a las estaciones de televisión locales. La declaración reportada por CNN fue elaborada por Sinclair Broadcast Group, el mayor propietario de estaciones de televisión en los Estados Unidos. Un informe de Seattle Post Intelligencer proporcionó el guión que se había dado a KOMO News, que es propiedad de Sinclair:

“Hola, soy (A) ____________, y (B) _________________….

(B) Nuestra mayor responsabilidad es servir a nuestras comunidades del Noroeste. Estamos extremadamente orgullosos de la calidad y el equilibrio del periodismo que KOMO News produce.

(A) Pero nos preocupa la tendencia perturbadora de noticias irresponsables que plagan nuestro país. El compartir noticias tendenciosas y falsas se ha convertido en algo muy común en los medios sociales.

(B) Más alarmante aún, algunos medios de comunicación publican estas mismas historias falsas… historias que simplemente no son verdaderas, sin verificar los hechos primero.

(A) Desafortunadamente, algunos miembros de los medios de comunicación usan sus plataformas para forzar su propio sesgo y agenda personal para controlar “exactamente lo que la gente piensa”… Esto es extremadamente peligroso para una democracia.

(B) En KOMO es nuestra responsabilidad perseguir y reportar la verdad. Entendemos que la Verdad no es políticamente de ‘izquierda ni derecha’. Nuestro compromiso con la información objetiva es la base de nuestra credibilidad, ahora más que nunca.

(A) Pero somos humanos y a veces nuestros informes pueden ser insuficientes. Si usted cree que nuestra cobertura es injusta, por favor diríjase a KOMOnews.com y haga clic en CONTENT CONCERNS. Valoramos sus comentarios. Nosotros le responderemos.

(B) Trabajamos muy duro para buscar la verdad y nos esforzamos por ser justos, equilibrados y objetivos… Consideramos que es nuestro honor, nuestro privilegio entregar las noticias responsablemente todos los días.

(A) Gracias por vernos y apreciamos sus comentarios”

Es bien sabido, especialmente en este momento, que Sinclair se inclina explícitamente hacia el conservadurismo, y la corporación ha enfrentado críticas en el pasado por los sentimientos pro-Trump entretejidos en sus transmisiones. Con varios informes impulsados por múltiples medios (¿suena familiar?) que vinculan a Sinclair con Trump, a los estadounidenses se les sirve una implicación de que Trump ahora está moviendo los hilos en las salas de redacción de todo Estados Unidos.

Sin embargo, este parloteo de material de noticias no es nuevo, y no es exclusivo de Trump o Sinclair. Durante años, los medios de comunicación más pequeños han señalado la peculiaridad de las noticias locales que suenan terriblemente familiares en todo Estados Unidos. Entre las ilustraciones más populares de esta práctica se encuentra un segmento llamado “Media Reacts” de Late Night With Conan O’Brien, en el que O’Brien se burla de los mensajes idénticos de los medios de comunicación de las estaciones de noticias locales. Tenga en cuenta que un puñado de estaciones en este clip es propiedad de Sinclair, pero hay muchas estaciones en estos clips que no lo son; algunas son propiedad de Nexstar Media Group, Tegna, Heartland Media, Tribune y Raycom Media.

En el momento en que los segmentos de O’Brien ganaron mayor publicidad, el fundador de Truth In Media, Ben Swann, explicó:

“En la mayoría de estos casos, cuando O’Brien usa presentadores de diferentes estaciones de televisión de todo el país que leen exactamente el mismo guión palabra por palabra, la fuente de ese guión es algún tipo de servicio de cable. Esto significa que esas estaciones se han suscrito a los servicios de cable de AP, Reuters, CNN, FOX, ABC, NBC, etc. En esos casos, la historia del cable llegará y un reportero o productor de la estación la copiará y la pegará palabra por palabra en un noticiero.

“El problema con esta política es que los reporteros y productores simplemente toman ese contenido como un evangelio y nadie en ninguna sala de redacción se molesta en verificar si la historia es correcta. En pocas palabras, en una sala de redacción, si está en el cable, tiene que ser verdad”.

Sinclair es el dueño supremo de las estaciones locales, pero otras compañías como Nexstar, Gray Television, Inc. y Raycom Media también han estado jugando este juego. Un informe del Pew Research Center publicado en 2014 señalaba que mientras Sinclair estaba sentado en la cima en ese entonces, compañías como Tribune, Nexstar y Gannett también estaban disfrutando de las adquisiciones. CNN también está en el negocio de producir contenido para las estaciones de noticias locales a través de CNN Newsource.

Sinclair está bajo un intenso escrutinio por sus requisitos de contenido “obligatorio” (must-run) y por exigir a las estaciones de su propiedad que repitan una declaración enlatada, y con razón, ya que exigir tal homogeneidad es repugnante. También vale la pena señalar que cientos de estaciones de noticias están bajo la autoridad de una poderosa compañía y es probable que haya un buen número de reporteros que prefieran dedicarse a un periodismo más significativo. Sin embargo, señalar a Sinclair y Trump como los únicos villanos en lo que plaga a los medios de comunicación es falso. Si bien Sinclair se enfrenta a las debidas críticas por propagar las noticias, ciertamente no es el primero ni el último en hacerlo; los principales medios de comunicación no deberían actuar como si la consolidación de los medios de comunicación se hubiera impuesto abruptamente al público inmediatamente después de nuestra elección presidencial más reciente.

Independientemente de las tendencias políticas de Sinclair, el enfoque de la cuestión debería ser que casi todas las estaciones de noticias “locales” están siguiendo las órdenes de una autoridad superior y su agenda. El público debe ser consciente no sólo de Sinclair, sino del peligro que surge cuando una compañía – ya sea Sinclair, Nexstar, Tribune, Gannett, o cualquier otra entidad – posee un volumen alarmantemente alto de estaciones en todo el país y ejerce control sobre lo que se habla en el aire.

Fuente: Media Propaganda Doesn’t Begin or End With Sinclair Broadcasting

Relacionado: Video viral expone a estaciones de noticias en EE.UU. propagando exactamente el mismo miedo guionizado a los espectadores

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s