Apple confirmó una teoría conspirativa de larga data y dio a los clientes habituales una gran razón para desconfiar de ella.

– Apple admitió el miércoles que había estado estrangulando en secreto el rendimiento de los iPhones más antiguos.
– La confesión indignó incluso a algunos de los mayores fans de la compañía.
– Los clientes tienen buenas razones para desconfiar de la empresa y sospechar de sus motivos.

Apple ha inspirado durante mucho tiempo una devoción casi religiosa entre los clientes y aficionados a la tecnología, pero ha socavado seriamente la fe y la lealtad de sus fans.

La compañía reconoció el miércoles lo que algunos sospechaban desde hace mucho tiempo: que ha estado sofocando en secreto el rendimiento de los iPhones más antiguos.

Los críticos han acusado a la compañía en el pasado, basándose en pruebas anecdóticas, de desacelerar deliberadamente los teléfonos para obligar a los usuarios a actualizarse al último modelo. Si bien Apple admitió la práctica el miércoles, trató de subrayar que lo había hecho por una razón puramente altruista: para evitar que los teléfonos más antiguos se apagaran inesperadamente.

La justificación no ha apaciguado a los indignados fans de Apple. En todo caso, la declaración de la compañía ha avivado las teorías conspirativas, y por una buena razón.

Apple fue atrapado con las manos en la masa

Según admite la propia empresa, desde el año pasado ha estado estrangulando el rendimiento de iPhones.

Apple no ha explicado por qué no había revelado la práctica hasta ahora, después de que GeekBench publicara gráficos basados en sus datos que mostraban cómo los iPhones antiguos no estaban funcionando tan rápido como lo habían hecho cuando se lanzaron.

El secreto de Apple -una insignia de honor cuando se trata de descubrir nuevos productos- seguramente fomentará la desconfianza en esta situación. Apple se presenta como una organización que intencionalmente ocultaba algo, algo que reconoció sólo cuando fue capturado con las manos en la masa.

Si Apple no reconocía que estaba estrangulando teléfonos más antiguos hasta un año después de haber empezado a hacerlo, ¿qué otra cosa la empresa no está diciendo a los clientes? ¿Por qué deben los usuarios de iPhone creer la explicación de la empresa del porqué está estrangulando los teléfonos? ¿Y por qué iban a creer que sólo empezó a hacer eso hace un año?

Estas preguntas pueden sonar como los desvaríos de los teóricos de la conspiración. Pero en este caso, los conspiradores tenían razón: Apple ralentizaba sus teléfonos. Y hay razones racionales para pensar que la compañía no está ofreciendo una explicación completa del porqué.

El fabricante de iPhone tiene una gran razón para impulsar a los clientes a actualizar

El hecho es que Apple tiene un incentivo para obligar a los usuarios a actualizar; hace dinero vendiendo nuevos dispositivos, después de todo.

Y la empresa tiene una historia de hacer que los dispositivos más antiguos se vean inferiores a los nuevos. El iPhone 4, por ejemplo, era perfectamente capaz de ejecutar Siri, pero Apple reservó esa característica para el modelo que lo sustituyó, el iPhone 4s. Del mismo modo, la cámara en el iPhone 3G era capaz de grabar vídeo, pero Apple no activó esa función y en su lugar hizo de la grabación de vídeo la capacidad distintiva de su siguiente dispositivo, el iPhone 3GS.

La obsolescencia planificada es una práctica de larga data en las industrias manufactureras de tecnología y de otras.

Apple bien podría ser honesto en la explicación de sus motivos para estrangular los teléfonos y acerca del período de tiempo en que comenzó a hacerlo. Pero muchas personas no van a creer eso.

“Durante años, hemos asegurado a la gente que no, Apple no ralentiza en secreto sus iPhones más antiguos para que compren nuevos”, dijo el blogger y desarrollador del iPhone, Marco Arment, en un tweet el miércoles. Añadió en un mensaje posterior de Twitter: “El daño a la reputación de desacelerar en secreto los viejos iPhones, independientemente de la razón, probablemente se mantenga durante una década”.

Cualquiera que sean los motivos de la empresa para estrangular iPhones, debería haber dejado claro hace mucho tiempo lo que estaba haciendo, aunque sólo fuera por razones de relaciones públicas. Si hubiera dicho a los usuarios lo que estaba haciendo cuando introdujo la función de desaceleración – o incluso mejor, cuando empezó a considerar seriamente la posibilidad de incorporar la función en el sistema operativo del iPhone – habría podido dar forma a la discusión y quizás incluso mejorar el funcionamiento de la función.

En cambio, ahora atrae la crítica, la desconfianza y la ira de los clientes. Y no tiene a nadie a quien culpar sino a sí mismo.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s