El editor de una prestigiosa revista médica afirma: “La ciencia ha dado un giro hacia la oscuridad”

En la era moderna de la información, no es necesariamente raro toparse con gente, que en promedio carece de cualquier educación formal científica, que discuta los datos científicos. Gracias a la rápida evolución de la Internet, la adquisición de una comprensión fundamental de las teorías científicas es tan simple como unos pocos ‘clicks’ en un teclado y un par de horas de lectura.

Sin embargo, hay mucho más para la comunidad científica que… bueno… la ciencia. El método científico en sí puede ser incuestionable. Aún así, los científicos, las organizaciones, y la interpretación de los datos son mucho más cuestionables.

The New England Journal of Medicine‘ y ‘The Lancet‘ son dos de las revistas médicas más estimadas y distinguidas en el mundo. Ambas han publicado datos revisados ​​por pares por alrededor de 200 años. A pesar de ello, de acuerdo con los editores de estas revistas, la fama y la influencia no implican inherentemente integridad.

Richard Horton, editor de The Lancet, escribió recientemente:

“Gran parte de la literatura científica, tal vez la mitad, puede ser simplemente falso. Afligido por estudios con muestras pequeñas, efectos minúsculos, análisis exploratorios no válidos, y flagrantes conflictos de interés, junto con una obsesión por perseguir las tendencias de moda de dudosa importancia, la ciencia ha dado un giro hacia la oscuridad. Como uno de los participantes dijo, “métodos pobres obtienen resultados”. La Academia de Ciencias Médicas, El Consejo de Investigación Médica y el Consejo de Investigación de las Ciencias Biológicas ahora han puesto su reputación detrás de una investigación sobre estas cuestionables prácticas. La endemicidad aparente [es decir, la omnipresencia dentro de la cultura científica] de la mala conducta de investigación es alarmante. En su búsqueda por contar una historia convincente, los científicos a menudo esculpen los datos para adaptarse a su teoría preferida del mundo. O modernizan hipótesis para hacer calzar sus datos. Los editores de revistas merecen también su porción justa de crítica. Ayudamos e incitamos los peores comportamientos. Nuestro consentimiento al factor de impacto alimenta a una competencia malsana para ganar un lugar en un selecto grupo de revistas. Nuestro amor por la “importancia” contamina la literatura con muchas estadísticas sacadas de ‘cuentos de hadas’. Rechazamos confirmaciones importantes. Las revistas no son los únicos malhechores. Las universidades están en una lucha perpetua por dinero y talento que fomentan las métricas reductivas, como la publicación de alto impacto. Los procedimientos nacionales de evaluación, como el Marco de Investigación de Excelencia, incentivan malas prácticas. Y los científicos individuales, incluyendo sus más altos dirigentes, hacen poco para alterar una cultura de la investigación, que en ocasiones vira cerca de la mala praxis.”

Y ahí lo tenemos. El editor de una prestigiosa revista médica que ha publicado datos revisados ​​por pares desde 1823 ha admitido abiertamente que la corrupción se ha infiltrado en la comunidad científica y sus medios de comunicación. Sin duda, esto no es una novedad para muchos, sin embargo, millones de lectores han sido y continuarán siendo engañados por la etiqueta de “revisión por pares” a pesar de esta confesión descarada.

Lo que se puede encontrar casi risible es que esta no es la primera vez que un editor de una prestigiosa revista médica haya declarado que la comunidad científica y sus publicaciones estén manipuladas y corruptas. En el 2009, la Dra. Marcia Angell de la ‘New England Journal of Medicine’, escribió (http://www.nybooks.com/articles/archives/2009/jan/15/drug-companies-doctorsa-story-of-corruption/):

“Simplemente ya no es posible creer en muchas de las investigaciiones clínicas que se publican, o confiar en el juicio de los médicos de confianza o directrices médicas autorizadas. No es ningún placer para mí llegar a esta conclusión, a la cual llegué lenta y renuentemente a lo largo de mis dos décadas como editora de The New England Journal of Medicine.”

¿Qué nos dice esta información? La implicación más obvia es simplemente que estamos siendo engañados por las mismas personas que confiamos para explorar el mundo que nos rodea y que nos ayuden a mejorar su entendimiento. Además, también plantea una pregunta crucial: ¿Qué tan profundas son las raíces de la corrupción en el campo de la información? ¿Cuánto de lo que pensamos que sabemos, en realidad han sido el resultado de datos manipulados? ¿Se puede corregir? Richard Horton, editor de la revista médica The Lancet, tiene esto que decir:

“Parte del problema es que nadie está incentivado a estar en lo correcto. En lugar de ello, los científicos están incentivados para ser productivos e innovadores. ¿Ayudaría un juramento hipocrático para la ciencia? Ciertamente no añade más capas de burocracia a la investigación. En vez de cambiar los incentivos, tal vez se podrían eliminar completamente. O insistir en la replicabilidad en las solicitudes de subvención y trabajos de investigación. O destacar la colaboración, no la competencia. O insistir en la preinscripción de los protocolos. O recompensar mejor el pre y post publicación de revisión por pares. O mejorar la formación y tutoría en investigación. O implementar las recomendaciones de nuestras series en el aumento de valor de la investigación, publicadas el año pasado. Una de las propuestas más convincentes provino desde fuera de la comunidad biomédica. Tony Weidberg es profesor de Física de Partículas en Oxford. Tras varios errores de alto perfil, la comunidad de la física de partículas ahora invierte un gran esfuerzo en la comprobación intensiva y segundas verificaciones de los datos antes de su publicación. Filtrando resultados a través de grupos de trabajo independientes, se alienta a los físicos a criticar. La buena crítica es recompensada. El objetivo es un resultado fiable, y los incentivos para los científicos están alineados en torno a este objetivo.”

Fuente: Antimedia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s