[Geopolitica] La coalición anti-ISIS patrocinó a extremistas con el fin de derrocar a Assad (Documento desclasificado)

null

Un desclasificado documento secreto del gobierno de Estados Unidos obtenido por el bufete de abogados, Judicial Watch, muestra que los gobiernos occidentales deliberadamente se aliaron con al-Qaeda y otros grupos extremistas islamistas para derrocar a Bashir al-Assad.

El documento revela que en coordinación con los Estados del Golfo y Turquía, Occidente patrocinó intencionalmente a grupos islamistas violentos con el fin de desestabilizar a Assad, y que estos “poderes de apoyo” deseaban la aparición de un “Principado Salafista” en Siria para “aislar al régimen sirio”.

De acuerdo con el documento de Estados Unidos recientemente desclasificado, el Pentágono previó el probable surgimiento del “Estado islámico” como consecuencia directa de esta estrategia, y advirtió que podría desestabilizar a Irak. A pesar de anticipar que el apoyo de Occidente, el estado del Golfo y Turquía a la “oposición siria” – que incluía a al-Qaeda en Irak – podía dar lugar a la aparición de un “Estado islámico” en Irak y Siria (ISIS), el documento no proporciona ninguna indicación de alguna decisión de revertir la política de apoyo a los rebeldes sirios. Por el contrario, el surgimiento de un “Principado Salafista” afiliado con Al-Qaeda como resultado, se describe como una oportunidad estratégica para aislar a Assad.

HIPOCRESÍA

Las revelaciones contradicen la versión oficial de los gobiernos occidentales sobre sus políticas en Siria, y plantean preguntas inquietantes sobre el secreto apoyo occidental para los extremistas violentos en el extranjero, mientras hacen uso de la amenaza creciente del terrorismo para justificar la vigilancia masiva excesiva y la represión de las libertades civiles en el país.

Entre el lote de documentos obtenidos por Judicial Watch a través de una demanda federal, publicado a principios de esta semana, se encuentra un documento de la Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU. (DIA, en inglés), en ese entonces clasificado como “secreto”, con fecha de 12 de agosto del 2012.

DIA proporciona inteligencia militar en apoyo de los planificadores, los responsables políticos y las operaciones para el Departamento de Defensa y la comunidad de inteligencia de Estados Unidos.

Hasta el momento, la información de los medios se ha centrado en la evidencia de que el gobierno de Obama sabía de los suministros de armas desde un bastión terrorista libio a los rebeldes en Siria.

Algunos medios han informado de la predicción interna de la comunidad de inteligencia de EE.UU. sobre el surgimiento de ISIS. Sin embargo, ninguno ha reconocido con exactitud los detalles inquietantes que exponen cómo Occidente fomentaba, a sabiendas, a una rebelión sectaria, impulsado por al-Qaeda en Siria.

Charles Shoebridge, un ex oficial de inteligencia antiterrorista de la Policía Metropolitana y el ejército británico, dijo:

“Dadas las tendencias políticas de la organización que obtuvo estos documentos, es sorprendente que el mayor énfasis que se les da hasta el momento ha sido un intento de avergonzar a Hilary Clinton respecto a lo que se sabía sobre el ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi en el 2012. Sin embargo, los documentos también contienen revelaciones mucho menos publicitados que plantean preguntas de vital importancia a los gobiernos occidentales y a los medios de comunicación en su apoyo a la rebelión siria.”

LOS ISLAMISTAS DE OCCIDENTE

El documento de DIA del 2012 recién desclasificado, confirma que el componente principal de las fuerzas rebeldes anti-Assad en ese entonces estaba compuesto por insurgentes islamistas afiliados a grupos que conducirían a la aparición de ISIS. A pesar de ello, estos grupos seguían recibiendo apoyo de los militares occidentales y sus aliados regionales.

Tras señalar que “el Salafista [sic], la Hermandad Musulmana, y AQI [al-Qaeda en Irak] son ​​las principales fuerzas que impulsaban la insurgencia en Siria”, el documento afirma que “Occidente, los países del Golfo y Turquía apoyan a la oposición”, mientras que Rusia, China e Irán “apoyan al régimen [de Assad]”.

El documento de 7 páginas de DIA, señala que al-Qaeda en Irak (AQI), el precursor del ‘Estado Islámico en Irak'(ISI), que se convirtió en el’Estado Islámico en Irak y Siria’, “apoyó a la oposición siria desde el comienzo, tanto ideológicamente como a través de los medios de comunicación”.

El informe anteriormente secreto del Pentágono señala que el “aumento de la insurgencia en Siria” ha tomado cada vez más una “dirección sectaria”, atrayendo el apoyo de diversos “poderes religiosos y tribales” sunitas de toda la región.

En una sección titulada ‘Las suposiciones futuras de la crisis’, el informe de DIA predice que, si bien el régimen de Assad iba a sobrevivir, manteniendo el control sobre el territorio sirio, la crisis continuaría hasta escalar a una “guerra de poder”.

El documento también recomienda la creación de “refugios seguros bajo el amparo internacional, similar a lo que ocurrió en Libia cuando Bengasi fue elegido como el centro de mando para el gobierno temporal”.

En Libia, los rebeldes anti-Gaddafi, la mayoría de los cuales eran milicianos afiliados con al-Qaeda, estaban protegidos por los ‘refugios seguros’ de la OTAN (también conocidos como ‘zonas de exclusión aérea’).

‘PODERES DE APOYO QUIEREN’ UNA ENTIDAD ISIS

En una predicción sorprendentemente profética, el documento del Pentágono prevé explícitamente la declaración probable de “un Estado islámico a través de su unión con otras organizaciones terroristas en Irak y Siria”.

Sin embargo, “los países occidentales, los estados del Golfo y Turquía están apoyando estos esfuerzos” por “fuerzas de la oposición” sirias luchando para “controlar las zonas orientales (Hasaka y Der Zor), adyacentes a las provincias iraquíes occidentales (Mosul y Anbar)”:

“… existe la posibilidad de establecer un Principado Salafista declarado o no declarado en el este de Siria (Hasaka y Der Zor), y esto es exactamente lo que los poderes que apoyan a la oposición quieren, con el fin de aislar al régimen sirio, que se considera la profundidad estratégica de la expansión chiíta (Irak e Irán).”

Así, el documento secreto del Pentágono, ofrece extraordinaria confirmación de que la coalición liderada por Estados Unidos que actualmente lucha contra ISIS, había dado la bienvenida hace tres años a la aparición de un “Principado Salafista” extremista en la región como una manera de socavar a Assad, y bloquear la expansión estratégica de Irán. Fundamentalmente, Irak está etiquetado como una parte integral de esta “expansión chiíta”.

El establecimiento de tal “Principado Salafista” en el este de Siria, afirma el documento de DIA, es “exactamente” lo que el “apoyo a los poderes de la oposición [siria] quiere”. Anteriormente, el documento describe repetidamente esos “poderes de apoyo” como “Occidente, los países del Golfo y Turquía”.

Más adelante, el documento revela que los analistas del Pentágono estaban muy conscientes de los graves riesgos de esta estrategia, sin embargo, siguió adelante de todos modos.

El establecimiento de tal “Principado Salafista” en el este de Siria, dice, crearía “el ambiente ideal para que AQI volviera a sus viejas andanzas en Mosul y Ramadi”. El verano pasado, ISIS conquistó Mosul en Irak, y justo este mes tiene también tomado el control de Ramadi.

Dicha entidad cuasi-estado proporcionará:

“… un renovado impulso bajo la presunción de la unificación de la jihad entre los sunitas de Irak y Siria, y el resto de los sunitas en el mundo árabe contra lo que considera un enemigo. ISI también podría declarar un Estado islámico a través de su unión con otras organizaciones terroristas en Irak y Siria, lo que creará un grave peligro en cuanto a la unificación de Irak y la protección del territorio.”

El documento de DIA del 2012 es un Reporte de Información de Inteligencia (IIR), no una valoración de “inteligencia finalmente evaluada”, pero sus contenidos son examinados antes de su distribución. El informe se distribuyó en toda la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, incluyendo al Departamento de Estado, al Comando Central, al Departamento de Seguridad Nacional, a la CIA, al FBI, entre otros organismos.

En respuesta a mis preguntas acerca de la estrategia, el gobierno británico simplemente negó las sorprendentes revelaciones del informe del Pentágono sobre el patrocinio occidental deliberado a extremistas violentos en Siria. Un portavoz de la cancillería británica dijo:

“AQ e ISIL son organizaciones terroristas proscritas. El Reino Unido se opone a todas las formas de terrorismo. AQ, ISIL, y sus filiales constituyen una amenaza directa a la seguridad nacional del Reino Unido. Somos parte de una coalición militar y política para derrotar a ISIL en Irak y Siria, y estamos trabajando con socios internacionales para contrarrestar la amenaza de AQ y otros grupos terroristas en esa región. En Siria siempre hemos apoyado a los grupos de oposición moderados que se oponen a la tiranía de Assad y a la brutalidad de los extremistas.”

DIA no respondió a una solicitud de comentario.

ACTIVO ESTRATÉGICO PARA UN CAMBIO DE RÉGIMEN

El analista de seguridad, Shoebridge, sin embargo, quien ha rastreado apoyo occidental a los terroristas islamistas en Siria desde el comienzo de la guerra, señaló que el informe secreto de inteligencia del Pentágono expone contradicciones fatales en el núcleo de las pronunciaciones oficiales:

“A lo largo de los primeros años de la crisis de Siria, los gobiernos de Estados Unidos y del Reino Unido, y casi universalmente, principales medios de comunicación occidentales, promovieron a los rebeldes de Siria como moderados, liberales, laicos, democráticos, y por lo tanto merecen el apoyo de Occidente. Dado que estos documentos socavan totalmente esta valoración, es significativo que los medios de comunicación de Occidente ahora los han, a pesar de su enorme importancia, ignorado casi completamente.”

Según Brad Hoff, un ex marine que sirvió durante los primeros años de la guerra en Irak y como primer respondedor del 9/11 en el Marine Corps Headquarters Battalion en Quantico desde el 2000 hasta el 2004, el informe del Pentágono que se acaba de publicar, ofrece por primera vez una impresionante afirmación que:

“La Inteligencia de Estados Unidos predijo el surgimiento del Estado Islámico en Irak y el Levante (ISIL o ISIS), pero en vez de clasificar claramente al grupo como un enemigo, el informe concibe al grupo terrorista como un activo estratégico de Estados Unidos.”

Hoff, quien es jefe de redacción de ‘Levant Report‘ - una publicación en línea dirigido por educadores con sede en Texas que tienen experiencia directa de Oriente Medio – señala que el documento de DIA establece, en efecto, que el surgimiento de tal entidad política extremista Salafista en la región ofrece una “herramienta para el cambio de régimen en Siria”.

El informe de inteligencia de DIA muestra, dijo, que el surgimiento de ISIS sólo fue posible en el contexto de la insurgencia siria – “no hay ninguna mención de la retirada de las tropas de EE.UU. de Irak como un catalizador para el surgimiento del Estado Islámico, que es el argumento de innumerables políticos y expertos”. El informe demuestra que:.

“El establecimiento de un ‘Principado Salafista’ en Siria oriental es ‘exactamente’ lo que los poderes externos que apoyan a la oposición quieren (identificado como ‘Occidente, los países del Golfo y Turquía’) con el fin de debilitar al gobierno de Assad.”

El surgimiento de una entidad Salafista de cuasi-estado que podría expandirse en Irak, y fracturar ese país, fue, por tanto, claramente prevista por la inteligencia estadounidense como probable – aunque estratégicamente útil – nace del compromiso de Occidente por “aislar a Siria”.

COMPLICIDAD

Los críticos de la estrategia liderada por Estados Unidos en la región han expresado reiteradamente preguntas sobre el papel de los aliados de la coalición en el ampplio apoyo a grupos terroristas islámicos con la finalidad de desestabilizar al régimen de Assad en Siria.

El conocimiento convencional es que el gobierno de Estados Unidos no retuvo suficiente supervisión sobre la financiación de grupos rebeldes anti-Assad, que se suponía que debían ser supervisados ​​y examinados para asegurar que sólo los grupos “moderados” fueran apoyados.

Sin embargo, el informe del Pentágono recientemente desclasificado demuestra inequívocamente que años antes que ISIS lanzara su concertada ofensiva contra Irak, la comunidad de inteligencia de Estados Unidos estaba plenamente consciente de que militantes islamistas constituían el núcleo de la insurgencia sectaria en Siria.

A pesar de eso, el Pentágono siguió apoyando a la insurgencia islamista, incluso mientras anticipaba la probabilidad de que ello establecería un bastión Salafista extremista en Siria e Irak.

Como Shoebridge me dijo, “Los documentos muestran que el gobierno de Estados Unidos en agosto del 2012 no sólo sabía la verdadera naturaleza extremista y el probable resultado de la rebelión de Siria” – es decir, la aparición de ISIS – “sino que esto era considerado como una ventaja para la política exterior estadounidense. Esto también sugiere la decisión de pasar años en un esfuerzo por engañar deliberadamente a la poblacion de Occidente, a través de la conformidad de los medios de comunicación, en la creencia de que la rebelión siria fue abrumadoramente ‘moderada'”.

Annie Machon, una ex oficial de inteligencia del MI5 quien hizo la denuncia en la década de 1990 sobre la financiación del MI6 a al-Qaeda para asesinar al ex líder libio y Coronel Gaddafi, dijo igualmente sobre las revelaciones:

“Esto no es una sorpresa para mí. Dentro de cada país, siempre hay varias agencias de inteligencia con agendas que compiten”.

Explicó que la operación de Libia en 1996 del MI6, que resultó en la muerte de personas inocentes, “ocurrió precisamente en el momento en que el MI5 establecía una nueva sección para investigar a al-Qaeda.”

Esta estrategia se repitió a gran escala en la intervención de la OTAN en el 2011 en Libia, dijo Machon, donde la CIA y el MI6 estaban:

“… apoyando a los mismos grupos de Libia, resultando en un estado fallido, asesinatos en masa, desplazamiento y anarquía. Así que la idea de que los elementos del complejo de seguridad militar estadounidense han permitido el desarrollo de ISIS después de su fallido intento de conseguir que la OTAN ‘interveniera’ una vez más, es parte de un patrón establecido. Y permanecieron indiferentes a la magnitud del sufrimiento humano que se desató como resultado de tales juegos.”

DIVIDE Y VENCERÁS

Varios funcionarios del gobierno de Estados Unidos han reconocido que sus más cercanos aliados en la coalición anti-ISIS financiaban a grupos islamistas extremistas y violentos que se convirtieron en parte integral de ISIS.

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, por ejemplo, admitió el año pasado que Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Turquía habían canalizado cientos de millones de dólares a los rebeldes islamistas en Siria que se metamorfoseó en ISIS.

Pero no admitió lo que demuestra este documento interno del Pentágono – que toda la estrategia encubierta fue sancionado y supervisado por EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Israel y otras potencias occidentales.

La estrategia parece encajar un escenario de políticas identificadas por un reciente informe RAND Corp. encargado por el ejército estadounidense.

El informe, publicado cuatro años antes del documento de DIA, llamó a EE.UU. “a sacar provecho de los conflictos entre chiíes y suníes, tomando el lado de los regímenes sunitas conservadores de manera decisiva y trabajar con ellos en contra de todos los movimientos de empoderamiento chiítas en el mundo musulmán”.

EE.UU. necesitaría contener “el poder y la influencia iraní” en el Golfo “apuntalando los regímenes sunitas tradicionales en Arabia Saudita, Egipto y Pakistán”. Al mismo tiempo, EE.UU. debía mantener “una fuerte relación estratégica con el gobierno chií iraquí” a pesar de su alianza con Irán.

El informe RAND confirmó que la estrategia de “divide y vencerás” ya se estaba desplegando “para crear divisiones en el campamento yihadista. Hoy en Irak tal estrategia está siendo utilizado a nivel táctico”.

El informe muestró que EE.UU. estaba formando “alianzas temporales” con “grupos insurgentes nacionalistas” afiliados con al-Qaeda que han luchado con EE.UU. durante cuatro años en la forma de “armas y dinero en efectivo”. Aunque estos nacionalistas “han cooperado con al-Qaeda en contra de las fuerzas estadounidenses”, ahora están siendo apoyados para explotar “la amenaza común que al-Qaeda ahora representa para ambas partes”.

El documento de DIA del 2012, sin embargo, muestra además que, mientras se patrocinaba a supuestos ex insurgentes de al-Qaeda en Irak para combatir a al-Qaeda, los gobiernos occidentales estaban armando simultáneamente a insurgentes de al-Qaeda en Siria.

La revelación del documento interno de la inteligencia de Estados Unidos indica que la misma coalición liderada por Estados Unidos que supuestamente lucha hoy contra el “Estado islámico”, a sabiendas de haber creado a ISIS en primer lugar, plantea preguntas inquietantes sobre los esfuerzos recientes del gobierno para justificar la expansión de los poderes antiterroristas estatales.

A raíz de la aparición de ISIS, nuevas medidas intrusivas para combatir el extremismo, incluyendo la vigilancia masiva, el ‘deber preventivo’ Orwelliano e incluso planes para permitir la censura por parte del gobierno de los organismos de radiodifusión, están siendo promovidas en ambos lados del Atlántico, muchas de las cuales apuntan, de manera desproporcionada, a activistas, periodistas y minorías étnicas, especialmente los musulmanes.

Sin embargo, el nuevo informe del Pentágono revela que, contrariamente a las afirmaciones del gobierno occidental, la principal causa de la amenaza proviene de sus propias políticas profundamente equivocadas de patrocinar el terrorismo islamista en secreto para fines geopolíticos dudosos.

Documento desclasificado.

Fuentes: Insurge-Intelligence, Judicial Watch

Relacionados:
La Geopolítica de la Tercera Guerra Mundial
Los Orígenes Encubiertos de ISIS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s